En la tarde del último domingo los bomberos voluntarios acudieron a un llamado por parte de los vecinos de la zona rural de las 2.000 hectáreas de la localidad de Iguazú, que denunciaron un incendio de pastizales de grandes magnitudes.
Al llegar al lugar, la dotación de bomberos que contaba con 7 efectivos, ya habían atendido los demás incendios que se habían registrado en la jornada. Se pudo confirmar que debieron intervenir en casi tres hectáreas afectadas, además del peligro latente de propagación de las llamas a las viviendas aledañas.
En el lugar encontraron varios fogones para quema de matorrales, técnica utilizada para eliminar malezas, para luego preparar la tierra para plantar.
“Reiteramos a toda la comunidad que está terminantemente prohibido a nivel municipal y a nivel provincial realizar este tipo de prácticas, además los vecinos no tienen en cuenta del peligro que existe habiendo tanta sequía y fuertes vientos, de las consecuencias que pueden registrarse si las llamas no se pueden extinguir” indicaron desde el cuartel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: