Santiago llegó a La Corte

La causa por las escuchas en el caso Maldonado llegó a la Corte Suprema. La abogada de la familia del mochilero que estuvo desaparecido luego de la represión a los mapuches de Cushamen acudió ante el Máximo Tribunal en queja, porque la Cámara de Casación le denegó el recurso federal para apelar el fallo que ordenó anular y destruir el resultado de las pinchaduras a los teléfonos de los testigos de la causa por el hábeas corpus de Santiago Maldonado: su amigo Ariel Garzi, la mapuche Claudina Pilquiman y Marcela Stocovaz, de la red de apoyo a las comunidades originarias, así como el celular de su hermano, Sergio Maldonado. El 10 de mayo del año pasado el juez de instrucción subrogante Gustavo Lleral dispuso que esas intervenciones telefónicas fueron inconstitucionales, a pesar de haber sido ordenadas por el ex juez del caso Guido Otranto, y por eso debían ser destruidas. La fiscal del caso apeló esa resolución, porque aportó esas «pruebas» en los expedientes contra los testigos mapuches, hasta que la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia le hizo lugar y así les dio validez legal, por lo cual ahora es el turno de la Corte. «El estado ejerce su violencia, no solo al reprimir, desaparecer, mentir, ocultar pruebas e información si no también atacando a las víctimas mediante seguimientos, escuchas ilegales y espionaje», escribió Sergio Maldonado en un posteo que tituló como «las caras de la violencia estatal».

l mayor de los hermanos Maldonado definió que él y su familia son «víctimas de una metodología que implementada por el Ministerio de Seguridad, combina espionaje de las fuerzas, un brazo judicial con jueces y fiscales presionados que investigan a las víctimas en lugar de investigar a los culpables y una estructura de medios y periodistas especializados en desviar los temas y sembrar noticias falsas». Desde el 1 de agosto de 2017, cuando Santiago desapareció tras un operativo represivo de Gendarmería en territorio mapuche recuperado de Cushamen, su hermano y cuñada fueron objeto de seguimientos secretos y explícitos, pinchaduras de sus teléfonos e incluso de campañas en las redes en contra del producto que fabrican, el té Wallys Patagonia. En particular, los diálogos que filtraron algunos medios fueron utilizados para desacreditar a los testigos mapuches.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: