«Ojala pueda»

Desde el momento que Mauro Zárate eligió irse de Vélez para jugar en Boca la relación se rompió por completo. Ese amor que los hinchas sentían por el ídolo dejó de existir. Es más, después de algunas declaraciones «polémicas», los dirigentes del Fortín lo expulsaron como socios aplicando el artículo 28 del estatuto, que establece que un asociado puede ser echado por «inconducta notoria» o «hacer intencionalmente daño a la institución».

El domingo el Boca de Alfaro deberá visitar nuevamente el José Amalfitani. Y Mauro no quiere perderse la cita. «Ojalá pueda estar el domingo contra Vélez. Todos queremos jugar, ninguno quiere ir al banco. Vamos a ver qué hace el técnico», aseguró el delantero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: