Fue patético el jueves el esfuerzo de Mauricio Macri para disipar en una nube de falsedades el 41 por ciento de pobreza que deja, el ahínco para hacer que la clase media olvide la calidad de vida que perdió, para que nadie repare en la manipulación de jueces y fiscales para perseguir a opositores, o la persecución y encarcelamiento de dueños de medios críticos. El país que deja este personaje es lamentable y representa el fracaso de una elite empresaria que se autoproclamó “el mejor equipo de los últimos 50 años”. Habló de transparencia y corrupción el presidente al que investigadores alemanes le descubrieron más de 40 cuentas offshore de las que se utilizan para lavar o evadir, el mismo que trató de hacer desaparecer las deudas multimillonarias de sus empresas con el Estado y que está acusado de haber realizado negociados con sus aerolíneas, autopistas y empresas de energía.

El estilo de Macri ha sido acusar a sus adversarios de cometer las cosas que en realidad hace él. Por ejemplo, un gran lavador al que se le descubren cuentas offshore pondría en el organismo encargado de perseguir el lavado y la evasión, a abogados que hayan defendido a evasores. Oh, casualidad, Macri puso al frente de la UIF a dos abogados del banco HSBC, al que la justicia francesa le descubrió, entre otras, cuatro mil cuentas no declaradas de argentinos en su filial de Suiza. Es la República macrista S.A.

Hizo siempre lo contrario de lo que dijo. Habló de independencia de la Justicia y tuvo una mesa judicial para apretar y manipular jueces y fiscales. Habló de inserción en el mundo y lo que hizo fue que el mundo se insertara en el país y destruyera la economía al levantar las barreras a la importación. El caradura dijo que mejoró la educación, cuando bajó más del 30 por ciento el presupuesto, no construyó escuelas y dejó a las que había con goteras, grietas en las paredes, sin calefacción ni electricidad, techos que se derrumban, garrafas que explotan, además de suspender la distribución de computadoras entre los chicos. Y mostró unos numeritos que dicen que los pibes aumentaron diez puntos la comprensión de textos.

Mostrar esos numeritos fue un acto de crueldad cuando la mayoría de los chicos que van a la escuela están bajo la línea de pobreza o sufren hambre. 68%, 74, menos 82 o lo que sea, la matemática de Macri es puro invento si los chicos tienen hambre. Fue una bajeza.

Macri reivindicó que ahora exportan energía. Porque esa energía ya no se utiliza en el país que deja Macri con una industria raquítica que funciona en muchos casos con menos del 50 por ciento de su capacidad instalada. Sobra energía porque la industria consume menos. Una familia de cuatro que vive con lo justo tendrá de sobra si se mueren dos.

Resaltar como un acto monumental de la obra pública 700 kilómetros de caminos en cuatro años es una obra maestra del terror. No hizo escuelas, ni hospitales, no hizo casi infraestructura y destruyó la industria, pero batió récords para tomar deuda y dejar al país enajenado por varias generaciones. Ni una palabra para explicar adónde fueron los 150 mil millones de dólares que tomó prestados

Macri se reivindica como el rey de la tolerancia. Pero calificó de traidores a los diputados que salieron de Juntos para el Cambio para hacer un bloque aparte. Recuperó esa palabra de los peores momentos de la historia política del país. Es una expresión que no tiene retorno, que se aplica cuando el enfrentamiento es insanable y por cualquier medio. Es una palabra que desde los ’70 se ha tratado de evitar.

La elección de esa expresión no es casual. El macrismo se esforzó por quemar desde el principio cualquier puente de diálogo o regla de juego en común. Fue una estrategia rancia de autoritarismo que hizo imposible la convivencia democrática con la primera fuerza de oposición. Ese autoritarismo ha sido siempre el rasgo característico de la alianza Cambiemos. Macri dice ahora que realizará una oposición democrática. La experiencia indica que, como hizo siempre, hará todo lo contrario de lo que dice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: