Un equipo de investigadores de la Universidad Atlántica de Florida (FAU) publicó un estudio en el que aseguran que las viseras de plástico y las máscaras con válvula no son suficientes para evitar la propagación de la covid-19.

Según descubrieron los científicos estadounidenses, las personas que utilizan estas mascarillas pueden rociar pequeñas gotas invisibles en un área extensa cuando tosen o estornudan.

En la investigación, publicada este martes en la revista Physics of Fluids, los científicos emplearon iluminación con láser y una mezcla de agua destilada y glicerina para generar una niebla sintética para recrear las gotas en aerosol exhaladas al toser o estornudar.

Según demostraron, la visera inicialmente bloquea el paso de las gotas expulsadas pero las mismas «se pueden mover alrededor de la visera con relativa facilidad y propagarse hacia un área extensa».

En el caso de la máscara con válvula, explicaron los investigadores, «un gran número de gotas pasan a través de la válvula sin filtro, lo que la hace ineficaz para detener la propagación del virus covid-19 si la persona que usa la máscara está infectada».

En Estados Unidos, advirtió el autor principal del estudio, el profesor Siddhartha Verma, se está «viendo una tendencia creciente a que las personas sustituyan las máscaras de tela o las quirúrgicas normales por pantallas de plástico transparente o mascarillas con válvulas de exhalación».

«Sin embargo», aclaró el especialista del Departamento de Ingeniería Oceánica y Mecánica de la FAU, «las pantallas faciales tienen espacios notables a lo largo de la parte inferior y los lados, mientras que las mascarillas con válvulas restringen el flujo de aire cuando se inspira, pero permiten la salida libre de aire».

Por ello, a pesar de la comodidad que ambos tipos de dispositivos ofrecen, los investigadores desaconsejaron su uso y concluyeron que las mascarillas más eficaces para prevenir la propagación del virus son las que están hechas con tela de buena calidad y las profesionales que se utilizan en el sector médico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: