En la chacra 145 y otras seis llevan ocho años reclamando un CAPS para más de 5000 familias

Un grupo de vecinas y vecinos del barrio Itá Verá de la chacra 145 se convocaron en el salón de usos múltiples de la Asociación Civil de Desarrollo Itá Verá, preocupados por la falta de un Centro de Atención Primaria de Salud (CAPS) que en esta pandemia es cada vez más necesario. Se trata de unas 5000 familias que se nuclean en las chacras 145, 140, 142, 143 144 y 146 que sienten vulnerados su derecho a la saiud.
Así le plantearon al diputado Martín Sereno (Frente Popular Agrario y Social) que junto a militante del Movimiento Evita se reunió con las familias que tienen dos preocupaciones: la pelea por la atención médica que iniciaron en el 2012 y las inundaciones que sufren por caños rotos de Samsa, y los desagües obstruidos.
«Para las familias estas cuestiones son muy importantes, y el Gobierno de la provincia tiene la obligación de resolverlas. Hicieron los reclamos por todos los canales administrativos correspondientes, y es inexplicable que no haya alguna respuesta favorable».
También cuestionó que Samsa no evite que se pierda agua: «Mientras miles de familias no gozan de ese derecho humano, es indignante que la empresa no repare la rotura que provoca la pérdida de cientos de litros por hora, y que además pagamos todos», enfatizó Sereno.

En cuanto al CAPS, son más de 5000 familias las que solicitan su construcción desde el año 2012, y siempre les piden que esperen un poco más. Por eso  ante la desesperación de la falta de control médico, las vecinas ofrecen el SUM de la asociación civil para que por lo menos las niñas y niños del barrio -que son más de 1000- tengan acceso a la atención en salud.

Mientras, ofrecen un SUM para que atienda un médico
En la reunión con el legislador del FPAyS -a quien le entregaron una nota con firmas- el planteo más reiterado de las madres es la falta de atención médica, porque el barrio tiene muchos chicos y chicas, y en ese conjunto de chacras no hay un CAPS, ni una sala de salud, y el hospital está muy lejos para cuando ocurre una emergencia, por eso ofrecen el SUM para que se pueda brindar esta atención médica que tanto necesitan. Y en ese sentido reclaman que concurra un pediatra, porque en el Hospital Favaloro de Villa Cabello no dan abasto con los turnos.
Una de las madres, Gloria González, explica que en el barrio hay miles de chicos, y para muchas veces tienen que ir los domingos a la noche a asentarse frente al nosocomio, para poder conseguir un turno el lunes.
Los vecinos piden que mientras se construye el CAPS, el Ministerio de Salud Pública designe un pediatra para que atienda en el SUM que ponen a disposición. «Nos preocupan sobre todo los niños, niñas, y las personas mayores que no pueden salir por el tema de la pandemia. Siempre es necesario contar con un médico, y con el coronavirus con más razón y urgencia», reitera Gloria.
Agrega que en el 2012 comenzaron formalmente con el reclamo al Gobierno de la construcción de un CAPS porque en el barrio existe un predio destinado a ese objetivo.
«Presentamos las notas con firmas, nos dijeron que teníamos que esperar que termine la urbanización del barrio que concluyó el año pasado; pero no cumplieron, el lugar sigue reservado y todavía no tenemos noticias del CAPS», lamenta la mujer.

Reclamo a Samsa por caños rotos que inundan casas
Otro de los vecinos, Víctor Fernández, plantea el problema de un caño roto de agua de la empresa Samsa, y además hay otros obstruidos que pertenecen a la Entidad Binacional Yacyretá, y que cada vez que llueve inundan una gran cantidad de viviendas porque no se puede desagotar.
Hace un par de meses hicieron los reclamos pertinentes a Samsa por la problemática de los caños rotos, quedaron en solucionarlo; pero nunca lo hicieron.

«Creemos que los caños se van abriendo por debajo de la tierra y se desbordan. Es un riesgo porque los chicos caminan y juegan por la Costanera, y además, los tubos ubicados del otro lado de la Costanera están todos tapados, y se necesita una excavadora para hacer un buen canal o entubar hasta el río, para que cumpla la función de un desagüe», indica.
Ante los reclamos, la Municipalidad envió personal al barrio para que desagote; «pero eso no es una solución, tienen que hacer una excavación para que el agua pueda fluir hasta el arroyo Mártires y habilitar su salida, y eso le corresponde a la EBY», detalló Fernández.

«Hay que dormir en la vereda del Favaloro para sacar turno»
Mientras que Ramona Ortiz, otra vecina que desde hace 22 años vive en la chacra 145, reiteró la necesidad del CAPS porque hay muchos chicos en el barrio que requieren atención sanitaria.

«Todos nos dicen que para atender a los vecinos está el Hospital Favaloro; pero el problema es que se encuentra muy saturado, una tiene que ir el domingo a la noche prácticamente a dormir en la vereda para sacar turno el lunes temprano.
Llevamos ocho años esperando el CAPS, tenemos el terreno para eso, pero falta la decisión política para hacerlo. Los chicos son muchos y si una familia tiene dos o tres hijos se hace difícil no tener cerca la atención médica», reclama Ramona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: