Finalmente sucedió. El tan mentado debate entre candidatos a presidentes ocurrió. No fue un debate como es obvio en estos casos. No hay tiempo para desarrollar nada y las réplicas son apenas retazos de «chicanas» hacia el oponente. Así y todo, la solidez del candidato del Frente de Todas, Todos y Todes, Alberto Férnandez se hizo manifiesta sobre los demás. Frente a un Espert, «desparramador» de fantasías recontraliberales y por lo tanto lejanas de cualquier posibilidad de cumplimiento, un Gómez Centurión al que los pelos que le faltan en la cabeza los lleva en su alma de gorila, un Del Caño solamente aferrado a la posibilidad de contener sus votos de agosto, un Lavagna con coincidencias que hacen casi inexplicables su candidatura y un presidente Macri, con la cara prácticamente desfigurada por el esfuerzo de acordarse del libreto disparatado, absurdo y hasta ofensivo con que fue munido al debate; Alberto Fernández los paseó. Lisa y llanamente. Tal vez un poco «jauretcheanamente». Sólo tal vez.  Con conceptos. Duros, claros y precisos.

«En estos años el gobierno se ocupó mucho de hacer comercio con el Reino Unido sobre Malvinas y se olvidó de la soberanía. Quiero que nosotros volvamos a reivindicar nuestra soberanía sobre las islas»

«Nosotros estamos en el Mercosur, un espacio que hace mucho tiempo está olvidado. La primera obligación que tenemos como país, es devolverle el potencial al Mercosur»

«Propongo que nos sentemos en una mesa los industriales, el campo, los que trabajan y el Estado, y entre todos diseñemos el país que queremos construir»

«Convocamos a un gran movimiento social para que toda la Argentina se involucre a terminar finalmente con el hambre»

Y algunos dedicados a Macri

«De los 39 mil millones de dólares que nos dió el fondo, se fugaron 30 mil. Se los llevaron sus amigos presidente y algún día va a tener que explicar a la Argentina dónde fueron esos dólares»

«Pensé que íbamos a hablar en serio, pero el presidente sigue diciendo disparates. El presupuesto educativo cayó al día de hoy un 40%, el de ciencia y tecnología un 43%. Si tanto ve ahí el futuro apueste un poco más»

«Presidente si tanto le preocupa la salud le cuento que el presupuesto en su gestón, cayó el 23%. Usted no entiende porque sus privilegios son otros, por eso los intereses de la deuda aumentaron todo. Para los usureros todo, para la gente nada».

Alberto Férnandez era quien más tenía para perder. No lo hizo. Lo más probable es que haya sumado. Los demás habrán terminado preocupados. O por lo menos deberían.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: