POBREZA

Tarjeta Alimentaria en Misiones

Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social de la Nación, se encuentra este viernes a Misiones en el marco del plan Argentina Contra El Hambre. En esta línea, firmó un convenio con el Gobierno de la Provincia de Misiones para un trabajo conjunto.

En el Centro de Convenciones de Posadas el ministro destacó : «Firmamos un convenio para poner en marcha en la provincia de Misiones la Tarjeta Alimentaria que va a completar y articular todas las acciones que viene llevando adelante el gobierno desde hace mucho tiempo, partiendo de dos ideas básicas. Uno, no puede haber hambre en la Argentina y dos, no puede haber mala nutrición que es comer mal».

Y finalmente enumeró, «cuáles son los dos peores datos que hemos conocido en los últimos tiempos es que, mes tras mes baja el consumo de leche, es una verguenza y el segundo dato y peor es que estamos yendo a una generación de chicos petisos y obesos, siempre el chiquito tiene una talla menor y es por la mala alimentación».

Marzo: Aumentos para Jubilados

El Gobierno definió que «la inmensa mayoría de las jubilaciones» tenga en marzo un aumento superior al 11,6 por ciento, que era el porcentaje que hubieran recibido con la ley de movilidad de la administración anterior. Para las jubilaciones mínimas, eso significa que el incremento será mayor a 1631 pesos, el 11,6 por ciento de ese haber, que se ubica actualmente en 14.068 pesos. Las aumentos se fijarán por decreto, luego de que la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva suspendiera la fórmula de movilidad del gobierno de Mauricio Macri. El titular de la Anses, Alejandro Vanoli, adelantó en declaraciones periodísticas que el aumento será «probablemente» una suma fija y no porcentual, con el objetivo de que signifique una suba mayor para los jubilados que cobran la mínima. Se pudo saber que el incremento será también más alto del 11,6 por ciento para haberes que superan el haber mínimo.

«La suma fija es por el criterio instruido por Alberto Fernández de que las jubilaciones, especialmente las más bajas y las de los sectores más castigados, mantengan su poder adquisitivo», aseguró Vanoli en Casa Rosada, tras la firma de un convenio entre el Gobierno nacional y La Pampa por deudas previsionales. El objetivo de la suma fija es lograr un mayor impacto en los haberes mínimos, pero sin descuidar las cuentas fiscales, indicó el titular de la Anses. «Teniendo en cuenta la realidad fiscal, que es muy compleja, queremos que los aumentos tengan viabilidad, sin agravar la situación en un momento difícil», agregó.

No es la primera vez que el Gobierno adelanta que el próximo aumento será una suma fija. “En marzo habrá un nuevo aumento a los jubilados con suma fija”, había dicho en diciembre el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. De esta forma, aclaró que lo que se suspendió fue la fórmula de cálculo de los aumentos, pero no así las subas. “Estamos trabajando para que los jubilados que estén peor, estén mejor”, había dicho. La Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva, aprobada a fines de diciembre, estableció la suspensión de la actualización automática de los haberes jubilatorios e instruyó al Poder Ejecutivo a aprobar los próximos aumentos por decreto.

De esta forma, no se aplicará en marzo el aumento del 11,6 por ciento en todas las jubilaciones, tal como preveía la ley sancionada a fines de 2017. Según pudo saber este diario, para el caso de las jubilaciones mínimas, la suma fija implicará un aumento mayor a ese 11,6 por ciento, por lo que debería ser superior a 1631 pesos, que era lo que se esperaba que aumente una jubilación de 14.068 pesos. Los cambios se encuentran en estudio, aunque podría haber novedades en febrero, dado que en marzo se aplicaran los aumentos. Las jubilaciones mínimas por «titular único» son el 47 por ciento de los haberes.

Fuentes oficiales informaron que el objetivo de dar una suma fija es redistribuir a favor de los sectores con menores ingresos. Aseguraron que la suba de marzo no será la única medida a favor de los jubilados, porque también fueron beneficiados directamente por tres medidas: la baja del 8 por ciento en el precio de los medicamentos; el bono de hasta 5000 pesos otorgado en diciembre y enero para haberes de hasta 19.000 pesos y la reducción de tasa de los créditos de la Anses y la suspensión de las cuotas hasta marzo. Pero además, desde el Gobierno destacan que hay políticas que indirectamente inciden en la previsión. “Las políticas macroeconómicas pueden ayudar a recuperar los haberes, eso se olvida”, afirmaron. Como políticas macroeconómicas destacan la estabilidad cambiaria, el congelamiento de las tarifas de transporte y de servicios públicos y el relanzamiento de Precios Cuidados. Además, en los próximos días la AFIP implementará el reintegro de dinero en compras realizadas con tarjeta de débito en alimentos, que será para jubilados que perciben la mínima.

El peor

En lo que significó la cifra más alta en 28 años, el macrismo rompió su propio récord y la inflación acumulada de 2019 bordeó el 54%. Se trata de la cifra más elevada desde 1991 y aún más alta que la del 2018, cuando Cambiemos parecía establecer un tope máximo con el 47,6%.

De acuerdo al último informe del Indec, el Índice de Precios al Consumidor arrojó una suba del 3,7% en diciembre, número que completó el balance anual. En términos interanuales, el incremento de precios fue del 53,8%, motivado por el arrastre de la megadevaluación.

En 1991, bajo la presidencia de Carlos Menem, la hiperinflación había elevado los precios en un 81%. Luego, en 2002, la devaluación generó una inflación del 40%, cifra que igualó el macrismo en 2016 y superó ampliamente en 2018 y en 2019.

En comparación al mismo mes de 2018, el rubro salud se encareció 72,1%, comunicación un 63,9%, equipamiento y mantenimiento del hogar 63,7%, mientras que alimentos y bebidas creció 56,8%. Por su parte, prendas de vestir y calzado aumentó 51,9% y transporte 49,7%.

A pesar de que las cifras son inusitadas, podrían haber sido empeoradas por la gestión de Mauricio Macri. El documento oficial señaló que el segmento vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles saltó 39,4%. Por ser un año electoral, la gestión de Cambiemos postergó tarifazos en los servicios públicos para evitar un mayor costo político.

Habemus ley

Tras una larga sesión, el Senado sancionó la ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva con 41 votos a favor, 23 en contra y 1 abstención (Clara Vega). De este modo, el Frente de Todos se alzó con su primera victoria parlamentaria desde que es Gobierno.

La ley, oficialmente denominada «Solidaridad Social y Reactivación Productiva», fue aprobada en general y en particular  luego de más de ocho horas de debate, en una sesión que fue, además, el debut de Cristina Kirchner en el rol de presidenta del Senado.

El debate por la emergencia pública comenzó a las 19 y la oposición optó por no bajar al recinto para no facilitar el quórum. Sin embargo, el número estuvo garantizado por el oficialismo, por lo que los detractores debieron sentarse en sus bancas a expresar su rechazo.

La sesión estaba pautada para las 14 pero, debido a los cambios que Diputados introdujo en el proyecto, se postergó para las 16. En ese momento, debatieron otras iniciativas como el Consenso Federal 2019 para, luego, pasar a un cuarto intermedio previo al inicio del análisis del proyecto de ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva.

“Necesitamos un bloque del Frente de Todos en la legislatura provincial”

Nota Gentileza del portal www.misionesopina.com.ar 

El dirigente del Frente de Todos estuvo presente en el acto que se realizó en la Plaza de Mayo en el marco de la asunción de Alberto Fernández como presidente y comentó que en ese lugar tan simbólico se sintió la energía de un cambio de época. “Hubo lágrimas de emoción de muchas familias, fue realmente muy emotivo el momento”, indicó Mario “Pichi” Esper Períe que viajó para vivir ese momento.

Para quien fue uno de los candidatos del Frente de Todos en las elecciones pasadas, Alberto Fernández demostró estar preparado para ocupar el cargo, además reivindicó la figura de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

“El mensaje de Alberto fue clave para orientar las prioridades del nuevo gobierno que pretende resolver el hambre. Se está pensando en los sectores más postergados y va a volcar su respuesta a esos sectores que son los que más necesitan”, explicó en el marco de una entrevista en el ciclo Como en Casa, grabado en los estudios de Misiones Opina.

Por otro lado, apuntó contra la oposición y sostuvo que desde el marketing y los medios van recalcar que “no alcanza con lo que se está haciendo”. “Vamos a trabajar en función de lo inmediato, pero también a desarrollar el trabajo genuino, pero el camino no es sencillo”, manifestó.

Además, Esper Perié se refirió a la actualidad por la que atraviesa el Frente de Todos Misiones y expresó: “Terminamos generando un buen esquema de unidad básicamente con la mayor cantidad de actores que estamos dentro del campo nacional y popular”. En esa línea agregó que el resultado de las elecciones le dio un plus al frente para continuar fortaleciendo ese espacio político.

“Necesitamos un bloque del Frente de Todos en la legislatura provincial y actores que estén representados por este espacio en los Concejos Deliberantes de algunos municipios, y seguramente vamos a contar con el apoyo de algunos intendentes que quieran participar en este frente”, concluyó.

 

Ley de Solidaridad

El presidente Alberto Fernández tomó exámenes en la Facultad de Derecho, aprobó a todes y se sumergió en la Casa Rosada. Allí la actividad bullía dando retoques finales a proyectos de ley que serán enviados el lunes al Congreso y algunos DNU. Algunos funcionarios de primer nivel que, con el clásico pedido de reserva de identidad, contaron trazos esenciales del proyecto de ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el Marco de la Emergencia económica (“Ley de Solidaridad”, en adelante). Y algo de la intensa agenda parlamentaria que impulsará Fernández de acá hasta bien entrado el verano.

El proyecto de nombre inacabable se propone privilegiar a los de abajo y promover un aporte solidario de los que más tienen. Dos anuncios ante la Asamblea Legislativa que ahora toman cuerpo. Poner plata de modo equitativo implica privilegiar a los de menos ingresos. Cumplirán ese objetivo los aumentos de sumas fijas para jubilaciones, Asignación Universal por Hijo, sueldos de estatales y de privados.

El ministro de Trabajo Claudio Moroni y el titular todavía no asumido de la ANSES Alejandro Vanoli, proveyeron simulaciones de los costos a erogar analizando diferentes números posibles.

Claro que, para reparar hay que conseguir recursos. En ese sendero, es esencial revertir la regresiva política fiscal del presidente Mauricio Macri. Que paguen más los que más tienen.

Delegar y gravar: Como toda Ley de emergencia, la Solidaria contiene medidas concretas, de aplicación inmediata y delegaciones al Poder Ejecutivo para que tome otras, bajo el paraguas de la aprobación parlamentaria. Dichas delegaciones, es consabido, constituyen los aspectos más cuestionados por las oposiciones de turno aunque (¿o porque?) posibilita el accionar veloz del Presidente ante una crisis que estalla por todos los poros.

A continuación, se puntean algunas de las medidas que contendrá el proyecto, sujetas a retoques de último momento. Combinan cargas fiscales con incentivos, aún para los más ricos.

· Aumentarán las alícuotas del impuesto a los bienes personales. Las tasas serán más elevadas para los activos de argentinos ubicados en el exterior. El dadivoso blanqueo implementado por Macri proveerá de datos fehacientes que servirán de insumo a los recaudadores. Los contribuyentes evasores (todos) o lavadores (algunos) solo debían identificar sus bienes sin ningún compromiso adicional.

Habrá reducciones o acaso exenciones para quienes repatríen capitales. Podrán acogerse a este beneficio empresarios que confíen en el gobierno, con ansias de invertir. Habrá que ver cómo obra la parentela del ex presidente a quien se extendió ilícitamente la medida o a ex funcionarios que dejaron parte frondosa de su patrimonio en otras comarcas

· Todas, todos y todes descuentan que habrá aumentos pero en las retenciones a exportaciones agropecuarias pero posiblemente no sea súbito. La primera movida, deslizan en Palacio, es actualizar el absurdo tope de cuatro pesos por dólar de gravamen dispuesto en septiembre de 2018. “Indexarlo” por la inflación corrida desde entonces o por el cambio de cotización del dólar será un primer paso. El siguiente se delegaría al Ejecutivo con intención de llevar la alícuota para la actividades agrícolas más rentables hasta el 30 o 35 por ciento. Se contemplarían segmentaciones entre productores de distinta capacidad económica para no incurrir en deslices cometidos en 2008 en el apodado conflicto «con el campo”.

· Se impondrá un tributo a las compras efectuadas con tarjetas de crédito por turistas argentinos en el exterior.

· Se retocarán y restringirán los mecanismos que permiten a las empresas quitar los ajustes por inflación de sus balances. Y de ese modo, dicho en jerga profana por este cronista, eludir lícitamente (elusión) parte del Impuesto a las Ganancias

· La equidad que enarbola el Gobierno también se aplica al universo empresario. Los más grandes tendrán que tributar más mientras se prevén alivios para las Pymes. Planes de facilidades, con quitas y esperas, para deudas fiscales. Y créditos con tasas menos usurarias que las actuales.

La Ley Solidaria no reformará el coeficiente de actualización de jubilaciones legislado en 2017. Es una cuestión compleja que seguirá en estudio en órbita del Ejecutivo.

El bondi gira en “u”: Fernández metaforiza, ante quien lo pueda oír: «Íbamos en un micro hacia el precipicio, frenamos cambiamos de rumbo, vamos a otro lado. Pero seguimos en el mismo micro, en el desierto. Vamos a dar alivio”. Las ambiciones del presidente son moderadas ante una situación desesperante, con indicadores sociales pavorosos, chirolitas en la caja e intenciones de no abusar de la emisión monetaria. El ministro de Economía Martín Guzmán anunció cautela en ese aspecto. De ahí a emisión cero media una rotunda diferencia, intuye este escriba con más olfato costumbrista que data oficial. El objetivo principal es colocar plata en el bolsillo de los argentinos, reparar a los jubilados y a los pobres.

En paralelo se irán desandando abusos de la CEOcracia que gobernó hasta el 10 de diciembre. Se dejarán sin efecto las abusivas incorporaciones de funcionarios de rangos elevados al sector público, con un paraguas protectorio de cinco años. Una jugada vergonzosa que conocen los empleados públicos de dilatada trayectoria y sueldos más modestos que la comentaron con este cronista ayer en Balcarce 50. Palabras más, palabras menos reversionaban el hit del verano 2018. Cuando empezaba a sonar, el equipazo M denunciaba que la cantaban militantes kirchneristas. No entendían del todo, negaban la realidad sin percatarse de que los coreutas eran ciudadanos de diferentes vertientes políticas que le darían la espalda en las urnas este año.

Como en el 2002: El proyecto de ley entrará al Congreso la semana que viene lo que implica que podría haber pequeños cambios en lo que anticipa esta nota.

La idea es que tenga media sanción el miércoles. Optimistas de la voluntad y con el porotómetro en mano los funcionarios creen que se conseguirá.

Fernández y sus ministros comenzarán reuniones con los tres gobernadores radicales antes de que termine este año tremendo. Cuentan en quinchos políticos que Macri trina de rabia por esos cónclaves que son pura lógica instrumental. Quienes tienen responsabilidades de gestión manejan criterios distintos a los de aquellos que pasaron al llano. Aserto extensible al jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta quien no espera, precisamente, que Macri sea candidato presidencial de Juntos por el Cambio en 2023.

Las sesiones extraordinarias fueron convocadas hasta el 31 de diciembre. Fernández, informan en su torno, volverá a ampliarlas con otro temario, que abarca la Reforma Judicial anunciada el martes pasado (ver recuadro aparte).

Diputados y senadores se aprontan a trabajar duro y parejo durante enero. Ahora dicen que podrán volver a sus provincias o vacacionar desde el año nuevo hasta el 15 de enero. Desde 2002 no ocurría algo semejante. No es la única semejanza con esos años difíciles.

Entre tanto el Presupuesto 2020 espera en gateras que se encarrilen las negociaciones para reprogramar la deuda con acreedores privados y con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Cauto optimismo al respecto, miden los especialistas.

Los primeros días mostraron a un gobierno bien ejecutivo, circunstancia lógica considerando que muchos de sus cuadros tienen experiencia reciente de gestión. Pocos pensaron que volverían tan pronto pero Macri lo hizo factible. Hubo 2019 y se está trazando un rumbo progresista e inclusivo con sensatez (algunos llaman a eso peronismo del siglo XXI) para 2020.

Ayer daba gusto atravesar la Plaza de Mayo sin vallas que la afeaban y limitaban derechos. El día de la asunción un calor africano azotó Buenos Aires sin disuadir a los manifestantes que protagonizaron una fiesta popular con pocos precedentes. Hasta hubo quien metió las patas en la fuente para bailar. Las jornadas subsiguientes trajeron alivio climático. Días peronistas, con sol y templados. Son puras coincidencias, claro.

Claves

· El proyecto de Ley Solidaria contiene medidas de implementación inmediata y delegación de facultades parlamentarias al Ejecutivo.

· Se contemplará especialmente a las personas de menos recursos.

· Para procurar recursos habrá suba en las retenciones, cuyas nuevas alícuotas serán fijadas por el presidente.

· Aumentará el impuesto a los Bienes Personales. El gravamen será más elevado para los activos de argentinos en el extranjero. Se prevén reducciones o hasta exenciones para quienes los repatríen.

· Se impondrá un tributo para las compras con tarjetas de crédito realizadas en el exterior.

· Se decidirá una moratoria, con esperas y quitas para las deudas fiscales de las PyMes.

Con todo y para todes

Alberto Fernández comenzará a cumplir su promesa electoral en forma inmediata . En su primera semana de gestión va a aumentar jubilaciones, Asignación Universal por Hijo y salarios públicos y privados. Así espera comenzar a “encender la economía”.

También lanzará de inmediato una canasta básica alimentaria de 200 productos a precios rebajados y controlados y una tarjeta alimentaria para dos millones de personas en la que se invertirán 40 mil millones de pesos. Habrá medicamentos gratis para jubilados y para los beneficiarios del plan remediar.

Y una reconfiguración del cuadro tarifario que resultará en que durante seis meses nadie pagará aumentos y muchos se sumarán a la tarifa social. Todas estas medidas de suba de ingresos directos e indirectos deberían resultar en una suba del consumo, la producción y el empleo.

Los economistas

Alberto estará atrás de todos estos temas. Las cabezas desarrollistas del equipo económico, Matías Kulfas, Cecilia Todesca y Mercedes Marcó del Pont, estarán en la letra fina. El presidente será un administrador muy riguroso: no quiere tener déficit fiscal.

Santiago Cafiero, hombre de diálogo pero muy firme en sus posiciones,  estará apoyando la expansión, pero a la vez controlando la disciplina, austeridad y transparencia. La palabra final la tendrá él. Salvo que tercie el presidente.

Llevar adelante el programa expansivo que se detalla en la nota y sostener equilibrio fiscal necesita buena administración e ir a buscar recaudación en los sectores que ganaron estos cuatro años. Ahí se verá la habilidad política y económica del equipo.

Martín Guzmán en Economía significa que el país no se va a hundir en la recesión para pagar la deuda. El flamante ministro piensa que si hiciera eso, de todas maneras, tarde o temprano, el país caería en default. Por eso busca el apoyo del fondo para hacerle una propuesta a los acreedores privados que limpie de pagos los primeros 3 o 4 años para que el país se fortalezca para luego poder pagar.

La sintonía entre Guzmán y Kulfas es fundamental: en el tiempo que consiga el ministro de Economía para pagar, el de Desarrollo tiene que aumentar fuertemente las exportaciones para conseguir los dólares. Si no se logra, pronto volverán las restricciones externas.

Ahí entra a jugar un lugar fundamental el secretario de Energía, Sergio Lanziani. Aún si Argentina consigue aumentar sus ventas externas de productos industriales, sin duda el aumento sustancial vendrá de la energía. Habrá que moverse rápido: inversiones, producción y exportación para lograr que el sector aporte entre 10 y 15 mil millones de dólares dentro de 3 años.

El secretario tiene negociadas inversiones de empresas de Estados Unidos, China, Rusia, Alemania, Corea, México y Arabia Saudita. Alberto le pone muchas fichas al rol del canciller Felipe Solá en estas negociaciones, un hombre que gobernó una provincia grande como un país y lo hizo bien. Además, Felipe es pragmático: no le importa si son de izquierda o de derecha, quiere inversiones.

Con un horizonte sin pagos de deuda y con ingreso de inversiones, aunque sea lento al principio, el tipo de cambio se moverá poco: eso servirá para frenar la inflación. Quizá el problema sea que no se retrase el dólar.

El Gobierno necesita un dólar competitivo para exportar, pero fundamentalmente para cobrarle retenciones al campo sin que los reclamos escalen demasiado. Es decir, si se quieren subir los aranceles un promedio de un 7%, lo mejor es que no salga del bolsillo del productor, sino que sea fruto de un tipo de cambio más alto.

En los papeles es un plan cumplible. La rápida y exitosa re negociación de la deuda es un requisito sin el cual nada de esto funcionaría. De ahí la importancia crucial de los que ocurra en los primeros meses.

Los políticos

Argentina es hasta ahora el único país de la región que pudo darle una salida electoral al reclamo generalizado contra el agobio de una derecha descarnada. Por historia, por organizaciones sindicales y sociales fuertes, por los organismos de derechos humanos, por el enorme movimiento feminista, se mantuvo una estructura de lucha que se fue articulando al gran partido popular. Cristina y Alberto hicieron el resto.

Ahora hay que mantener la rueda girando y en lo posible avanzar. El plan político del gobierno es de características similares a su plan electoral: apertura, búsqueda de consensos y conveniencias mutuas. Casi con todos.

La presencia de Wado en Interior es fundamental. En silencio, fue un factor determinante de la unidad. Esa tarea la sigue haciendo en todos los ámbitos: puede hablar con un intendente, un banquero o el presidente de la Rural.

El tándem Alberto, Wado y Cafiero es la base política en el Ejecutivo. Pero, al contrario de lo que dicen los editorialistas de grandes diarios, este gobierno tendrá un volumen político muy fuerte basado en lo que suma en el Congreso con las figuras de Cristina, Máximo y Sergio Massa.

¿Puede haber ruidos en la coalición en algún momento? Sí, como en todas las que existen en el mundo. En principio, está claro que los intereses de todos están alineados y a nadie le conviene sacar los pies del plato.

¿Quiénes van a estar en contra? Eso puede variar; no necesariamente los actores se mueven siempre en la misma dirección. Sí hay un elemento que juega negativamente en la región es la presión de los Estados Unidos por buscar alineamientos absolutos en su disputa con China. Para eso ha hecho alianzas con las elites locales: el campo y los grandes medios de comunicación aparecen hasta ahora como los más confrontativos.

Clarín y La Nación golpean a Alberto y Cristina como si fueran enemigos y nada indica que vayan a cambiar de actitud. Son enemigos de Cristina, son parte de esa alianza local con Estados Unidos y piensan que con su ayuda Cambiemos puede volver al gobierno en 2023.

El Grupo América negocia y habrá que ver cómo se acomoda: no puede virar de discurso de un día para el otro. Canal 9 se asoció a Víctor Santa María, dueño de Página/12. Aún con el fuerte crecimiento de Indalo y El Destape, así como está el mapa de medios será mayoritariamente opositor desde el primer día. Una buena política de medios del gobierno que impulse el desarrollo de los medios del campo popular será imprescindible.