NACIONALES

Kicillof: «El riesgo más grande para un inversor en Argentina es que gane de nuevo Macri»

El ex ministro de Economía apuntó contra la fragilidad de las medidas económicas del gobierno nacional y aseguró que hay que ponerles freno.

«Yo creo que el riesgo más grande que puede tener un inversor en Argentina es que gane de nuevo Macri«, aseguró este domingo el ex ministro de EconomíaAxel Kicillof.

Entrevistado por el programa Hagan Algo, que se emite por C5N, el actual diputado nacional comentó: «Me reuní con inversores y están muy preocupados por la impericia, por el desastre que ha generado Macri».

El dirigente insistió en que «hay otro camino, hay otras cosas para hacer», y advirtió que «se están generando problemas muy graves a futuro que hay que abordar este año», como «el nivel de endeudamiento, la pérdida de puestos de trabajo, la destrucción de industrias, del tejido productivo».

«Es muy grave, es muy difícil de recuperar después, hay que detenerlo este año», manifestó Kicillof, señalando que no se puede esperar hasta que asuma el próximo gobierno.

Ya en el plano político electoral, instó a armar «un frente lo más amplio posible en el sentido de contener a los dirigentes pero sobre todo de contener a los votantes, a la sociedad».

Respecto de los comicios bonaerense, señaló: «Yo no antepongo ninguna candidatura en particular, ni la mía ni ninguna. Creo que hay que buscar la fórmula que nos dé la seguridad de ser competitivos y ganar la elección, porque cuatro años más de esto serían algo muy duro y muy grave».

AFIP ajusta control sobre gastos de monotributistas

Se trata de 365.000 contribuyentes del régimen simplificado de la categoría B que tienen que usar facturas electrónicas desde este mes. A partir del 1 de abril deberán hacerlo los de la categoría A.

Desde esta semana la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) pondrá su atención en unos 365.000 contribuyentes del denominado Régimen Simplificado. Son aquellos monotributistas de la categoría B que desde este mes tienen la obligación de confeccionar facturas electrónicas. La mayoría de este grupo son profesionales independientes y proveedores de servicios que por el nivel de facturación anual que tienen no les corresponde estar inscriptos en el régimen general. Los contribuyentes que se encuentran en esta categoría facturan al año hasta $207.191.

Con la facturación electrónica, o en el caso de los comercios, las registradoras de nueva tecnología, la AFIP tiene la posibilidad de obtener datos de las operaciones económicas de un contribuyente al instante. De modo que el organismo conducido por Leandro Cuccioli también podrá verificar casi en tiempo real si la facturación que declara el monotributista coincide con su nivel de gastos.

“Al conocer su facturación al instante y al tener los consumos de tarjeta de crédito y débito, la AFIP investigará qué otros ingresos tiene ese contribuyente para que pueda justificar el alto consumo con tarjeta”, señaló Vicente Lourenzo, consultor pyme y miembro de la comisión de asuntos pyme del Consejo Profesional de Ciencias Económicas.

El profesional indicó que “si el contribuyente no puede justificar sus gastos, el organismo de recaudación cambiará de oficio de categoría o, en el peor de los casos, los expulsará del Régimen Simplificado, haciéndolo pagar Iva, Ganancias y Autónomos desde el momento en que detecta la desviación”.

De acuerdo con el cronograma fijado por la AFIP, en 1 de abril próximo será el turno de 950.000 monotributistas de la categoría A, la de facturación más baja.

Lourenzo agregó que “el control no sólo va a estar orientado al monotributista sino que, por el cruzamiento de datos, va a poner atención en el receptor de las facturas, ya que en muchas ocasiones la prestación del servicio no está relacionada con la actividad de la empresa o contribuyente que recibió ese servicio”.

Si el destinatario es un consumidor final, el monotributista tiene la opción de confeccionar la factura electrónica desde la web de la AFIP o a través de un facturador móvil en celulares.

Aproximadamente 473.000 contribuyentes se hallan inscriptos en las categorías más altas (F,G y H) representando sólo el 15% del padrón general.

La AFIP buscará terminar en el primer cuatrimestre de este año con el proceso de digitalización de toda la facturación de la economía, que incluye a los monotributistas y a los pequeños y medianos comercios. El proceso incluye también la posibilidad de contar con datos en forma automática.

Para ello, los comercios tendrán que cambiar sus registradoras, que permiten estar en contacto online con los servidores del organismo. Los equipos de vieja tecnología se seguirán vendiendo en el mercado hasta el 31 de este mes y se podrán usar hasta el 31 de enero de 2021. Estos equipos requieren de un recambio de memoria, cuyo plazo vence el 31 de este mes. Cuando se trate de un nuevo contribuyente que inicia actividades. tendrá que usar equipos de nueva tecnología.

LO PEOR NO PASÓ

Los últimos datos del Observatorio de Deuda de la UMET refutan la idea oficial de que lo peor ya pasó y lo mejor todavía puede llegar. La fuga de divisas siguió incluso con el dólar más alto. Y para juntar más dólares con destino al pago de la deuda el Gobierno atacará el gasto público y las jubilaciones.

Desde la llegada de Mauricio Macri al Gobierno, las emisiones de deuda totalizaron 174.338 millones de dólares. De ese total, el Tesoro Nacional emitió 147.743 millones, nada menos que el 84,7 por ciento. A su vez, del total de la nueva deuda el 78,7 por ciento fueron colocaciones denominadas en moneda extranjera. Los datos surgen del último relevamiento llevado adelante por el Observatorio de la Deuda Externa de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (ODE-UMET), que dirige Arnaldo Bocco, y dejan expuesto claramente uno de los principales problemas que deberá enfrentar quien gobierne el país a partir del 10 de diciembre.

El endeudamiento desenfrenado que llevó adelante el gobierno de Cambiemos elevó el stock de la deuda pública un 30,5 por ciento con respecto a octubre de 2015 llevándolo a 307.656 millones, según las propias cifras de la Secretaría de Finanzas correspondientes al tercer trimestre del año pasado. A su vez, el porcentaje de esa deuda sobre el Producto Interno Bruto (PIB) se disparó de 57,9 al 95,4 por ciento, la cifra más alta desde 2004, justo antes de la reestructuración de deuda que concretó el gobierno de Néstor Kirchner en 2005.  Además, el ratio de deuda pública en moneda extranjera sobre PIB trepó extraordinariamente del 51,6 al 75,4 por ciento en los últimos tres años, lo que supone una condicionalidad todavía mayor.

“La deuda fue desde el inicio 2016 un pilar del gobierno de Macri y lo transformó en el mayor tomador de deuda de la historia. Las consecuencias de más tres años de endeudamiento dejan resultados muy negativos en términos económicos y sociales y comprometen el margen de maniobra de las futuras administraciones. Record de fuga de capitales, altísima exposición externa y crecimiento descontrolado con relación al PIB; y un costo social que se hace cada mes más duro para la sociedad son resultado de las políticas erradas que han caracterizado la gestión de Macri”, remarcó Nicolás Trotta, rector de la UMET. “A la escalada exponencial en los vencimientos de deuda, se suma la total incertidumbre en torno a cómo conseguirá el próximo gobierno el financiamiento externo necesario para no caer en un default de la deuda, así como a las posibilidades que tendrá para reactivar la economía bajo las condicionalidades de austeridad fiscal impuestas por el FMI”, agregó Trotta.

Los 174.338 millones de dólares emitidos por Argentina durante el gobierno de Macri incluyen deuda contraída por el Tesoro Nacional, las provincias y el sector corporativo, aunque el gobierno nacional ha sido el protagonista excluyente de este proceso. En 2016 se emitieron 39.159 millones y 26.597 millones correspondieron al Tesoro Nacional, en 2017 47.829 millones y el Tesoro concentró 36.985 millones, el año pasado las emisiones llegaron a 77.739 millones y el Tesoro sumó nada menos que 74.551 millones de ese total, mientras que en lo que va de este año aportó otros 9610 millones.

El festival del gobierno nacional incluyó deudas de todo tipo. Al comienzo de la gestión se concentró en emisiones de bonos soberanos en moneda extranjera, pero cuando se dificultó el acceso a los mercados internacionales se limitó únicamente a ampliar las emisiones de Bonar 2024 y Bonar 2025 para su colocación directa a bancos comerciales y su recompra posterior (operaciones conocidas como Repo). En tres años sumó emisiones de deuda en moneda extranjera por 71.268 millones de dólares, a un plazo promedio de 13,6 años.

A ese subtotal le sumó un stock de 12.623 millones de dólares en Letes en dólares a un plazo promedio de 230 días, otros 10.566 millones en Letes en moneda local y emisiones nacionales en moneda local por un monto equivalente a 24.886 millones de dólares. Por último, a esa deuda contraída en el mercado hay que agregar los 28.400 millones de dólares aportados por el Fondo Monetario Internacional el año pasado, lo que termina de redondear emisiones por 147.743 millones. Luego corresponde sumar 12.336 millones de dólares de emisiones provinciales en moneda extranjera a un plazo promedio de 8,2 años y 14.259 millones de emisiones corporativas a un plazo de 7,2 años, lo que termina de redondear un total de 174.338 millones de dólares.

Al analizar el stock de deuda pública por acreedor, se observa que entre octubre de 2015 y el tercer trimestre de 2018 el stock con el sector privado subió un 155,8 por ciento hasta alcanzar los 143.733 millones de dólares, mientras que el stock con el sector público se redujo en un 20 por ciento. El stock con organismos multilaterales y bilaterales también aumentó luego de los desembolsos del préstamo stand-by con el FMI: subió un 50,3 por ciento hasta los 43.219 millones de dólares.

El ratio deuda/PIB por acreedor también acompañó esta tendencia: mientras que en octubre de 2015 el ratio con el sector privado era de tan sólo del 9 por ciento, actualmente es del 44,6 por ciento, lo que representa una suba de 35,6 puntos porcentuales. El dato genera una preocupación adicional porque es justamente la deuda con el sector privado la que conlleva los mayores riesgos de refinanciación.

A 360 minutos de justificar el cambio

Cvitanich, el del gol que puede significar el quiebre del torneo, sigue en la tónica que pregona Coudet. Pensar que se sumó desde Banfield recién en el libro de pases veraniego y ya es uno más…

Su debut con gol frente a Aldosivi en Mar del Plata fue bastante premonitorio: Darío Cvitanich estaba llamado a ser bien importante en el tramo final de la Superliga que puede terminar por consagrar campeón al Racing de Eduardo Coudet. Y ayer lo confirmó: el ex Banfield fue decisivo en ataque y abrió el marcador en un partido que la Academia dominaba pero que no podía resolver. La jerarquía individual de Cvitanich hizo la diferencia: a los 37 minutos del primer tiempo recibió un buen centro de Nery Domínguez y con un control orientado dejó en el camino a Evangelista y se perfiló para cruzarle la pelota a Andújar, fuerte y abajo, para que Racing se pusiera en ventaja y sonriera. “Más que el remate al arco, lo más importante del gol fue el control. ”, dijo Darío con certeza aún dentro del campo.

El fin del relato: cada jubilado perdió $9.720 desde la reforma previsional macrista

El estudio elaborado por Economía UNDAV, basado en datos que se desprenden de la ANSES, el INDEC y el BCRA, remarca que “con la reforma de la fórmula de movilidad de diciembre de 2017, los jubilados se vieron fuertemente perjudicados».

El informe semanal publicado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) reveló que, desde la reglamentación de la reforma previsional, cada jubilado/a habrá perdido $9.720 en relación a la inflación, incluso contemplando la actualización del 11,8% prevista para marzo.
 
El estudio elaborado por el equipo de economistas de Economía UNDAV, basado en datos que se desprenden de la ANSES, el INDEC y el BCRA, remarca que “con la reforma de la fórmula de movilidad de diciembre de 2017, los jubilados se vieron fuertemente perjudicados y empezaron a enfrentar jubilaciones sensiblemente menores en términos de poder adquisitivo sin volver a recuperar niveles de poder de compra previos”.
Monetizando el deterioro en los haberes reales, se encuentran pérdidas significativas para los trabajadores pasivos, donde desde el año 2018 hasta junio del corriente, quienes cobran la mínima se estima que perderán $12.179 en relación a la inflación.
En este sentido, el documento de la Universidad Nacional de Avellaneda advierte que “el cambio en los parámetros de ajuste jubilatorio no repercute solamente sobre los haberes, también impacta en los ingresos de demás programas de transferencia como la AUH, asignaciones familiares y ciertas pensiones no contributivas”.
Si se compara estas mermas en términos de poder de compra con los productos de la canasta básica es posible señalar que desde enero de 2018 cada jubilado perdió y perderá por mes 2,5 kilos de queso; 6,2 kilos de yerba; 6,9 litros de aceite; 8,8 kilos de pan; 18,7 kilos de fideos o 22,9 litros de leche, al menos hasta junio de 2019.
En un análisis integral, el empeoramiento de las jubilaciones rondará un 14% a mediados de año: un deterioro se potenció con la aplicación de la reforma previsional.
Medido en relación a la canasta básica computada por el Indec, la merma también es significativa: se redujo en un 21% promedio, desde diciembre de 2017 hasta la actualidad.
“Esta pérdida alcanzará su peor resultado en febrero de este año cuando el haber mínimo significará un 21,4% menor al de diciembre de 2015. Incluso con la recomposición que habrá en junio el haber mínimo estará en un 11,5% por debajo del nivel de diciembre de 2015”, concluye el estudio.

Odebrecht: un arrepentido declaró ante la Justicia y complicó a los Macri por las coimas

Se trata de Manuel Vázquez, ex asesor de Ricardo Jaime. Se trata de pagos para obtener favores en la obra del soterramiento del tren Sarmiento.

Manuel Vázquez, ex asesor de quien fuera secretario de Transporte y hoy se encuentra en prisión, Ricardo Jaime, declaró este jueves como arrepentido ante la Justicia en la causa que investiga las coimas de la empresa Odebrecht.

En su declaración, Vázquez señaló que el primo del presidente Mauricio Macri, Ángelo Calcaterra, pagó sobornos a ex funcionarios del gobierno anterior.

Sin embargo, eso no es lo más grave para Macri y su familia. Se sabe que Calcaterra pasó a estar al frente de la empresa IECSA en 2007, una operación que muchos califican de farsa, ya que sostienen que la empresa siguió en manos de los Macri.

Pero además, Vázquez detalló que estos actos ilegales comenzaron en 2005, cuando ni siquiera se había montado el simulacro de venta al primo pobre del actual presidente, con lo cual la compañía figuraba aún a nombre de los Macri.

De este modo, ni si quiera la pantomima de la presunta venta serviría en este caso a los dueños de SOCMA, que hasta ahora siempre se las ingeniaron para zafar de la Justicia.

En el marco de la ronda de indagatorias dispuesta por el juez Marcelo Martínez De Giorgi respecto de las irregularidades en la obra de soterramiento del tren Sarmiento, Vázquez reveló que fue «Calcaterra quien le ofreció el negocio» al ex secretario de Transporte de direccionar esa licitación.

Odebrecht admitió haber pagado 35 millones de dólares a funcionarios argentinos hasta el 2015 para manipular y obtener diversos contratos de obra pública, y en esta obra fue socia de IECSA, Ghella (de los Macri) y la española Comsa.

Según el testimonio de Vázquez, en las primeras reuniones tras negociar el direccionamiento de la licitación se acordaron pagos en dólares, y después en función de los avances de obra «se hacían pagos en bolsos en las oficinas se Jaime».

El arrepentido admitió además ser un intermediario para que la estructura de sobornos se concrete, ya que fue quien presentó a Calcaterra con Jaime

Volvieron a aumentar las naftas

Desde fines de 2015 el aumento fue casi del 300 por ciento. El nuevo incremento impactaría en el corto plazo en los precios de la comida.

La mañana del viernes los playeros debieron actualizar la grilla de precios exhibidos en las estaciones de servicio de todo el país, Posadas no fue la excepción, es que según estaba previsto, hubo un aumento estimativo del 2,8% en el precio de la nafta.

Las petroleras confirmaron que se debe al aumento del petróleo, la apreciación del dólar, y la actualización del impuesto a los combustibles que regirá también a partir de este viernes. Los consumidores, por su parte, desde el jueves a la noche advertidos por la inminente suba formaron largas filas para cargar combustible antes del aumento.

En YPF la súper aumentó $1,68 y alcanzó los 43 pesos, y por ende llenar el tanque sale a partir de hoy 90 pesos más caro aproximadamente. Por su parte la Infinia ya roza los 49 pesos y la nafta diesel rompió la barrera de los 40 pesos.

La petrolera de la almeja, Shell, como es habitual sigue teniendo el combustible más caro, no obstante fue la que menos aumentó, ya que la suba sólo fue de 61 centavos llevando así la súper a $43.27 en la ciudad de Posadas. La Power Diesel alcanzó los $40.86.

OIL sigue teniendo los precios más accesibles dentro del mercado de la Capital, ya que con el aumento la súper llegó a $41,99 registrando así un aumento de 46 centavos. Lapremium por su parte está $48.09 y la diesel $39,59.

De esta manera se registra el segundo aumento en los combustibles en lo que va del año, habiendo sido el primero a principios de febrero. El año pasado, las compañías encarecieron los combustibles 65% en promedio, según la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha).

El porqué del aumento

La suba de los precios resultan como consecuencia del aumento del petróleo, la apreciación del dólar, y la actualización del impuesto a los combustibles que regirá también a partir de este viernes.

Al mismo tiempo, el Gobierno nacional estableció que el aumento que correspondería por la variación del impuesto a los combustibles líquidos (ICL) sea un 50% menor a los montos establecidos y su actualización se complete en abril, de manera de reducir el impacto en los combustibles.

De esta manera, el incremento impositivo del 11,6% calculado para hoy se desdoblará en partes iguales entre mañana y el 1 de abril, de acuerdo a lo establecido hoy por la Secretaría de Ingresos Públicos y que fuera comunicado a las petroleras durante la jornada, confirmaron fuentes oficiales.

Desde YPF se informó que esta suba se da en un contexto de aumento del Brent del 7,3% y del dólar del 2,7%, y contempla el componente impositivo con el desdoblameniento decidido por el Gobierno.

Solo cuatro gobernadores asistieron al discurso de Mauricio Macri

A diferencia de lo que ocurrió en los últimos años y de lo que ocurre históricamente, en esta Asamblea Legislativa se notó la ausencia de una gran cantidad de gobernadores. Sólo dieron el presente para escuchar el discurso de Mauricio Macri el peronista Gustavo Bordet de Entre Ríos y los oficialistas Gerardo Morales (UCR-Jujuy), María Eugenia Vidal (PRO-Buenos Aires) y Horacio Rodríguez Larreta (PRO-Ciudad de Buenos Aires). Ni siquiera estuvieron en el Congreso los radicales Gustavo Valdés de Corrientes, ni Alfredo Cornejo, de Mendoza, presidente del Comité Nacional de la UCR..

La inmensa mayoría de los mandatarios peronistas, incluso aquellos de excelente relación con la Casa Rosada como el salteño Juan Manuel Urtubey o el cordobés Juan Schiaretti prefirieron quedarse en sus provincias. Tampoco asistieron los jefes de Estado de partidos provinciales como el rionegrino Alberto Weretilneck u Omar Gutiérrez, del Movimiento Popular Neuquino. Lo mismo con el misionero Hugo Passalaqua, del Frente Renovador de la Concordia.

Fuentes parlamentarias interpretaban ayer los faltazos como un gran vacío institucional al Presidente y parte de un mensaje político, sobretodo por parte de los jefes provinciales provenientes del PJ, en el inicio del año electoral.

Mauricio Macri, con discurso de campaña en el Congreso

El mandatario dijo que “estamos mejor que en 2015” y dio un discurso en el que repitió los slogans de Cambiemos. «Yo estoy peor que hace unos años. Todo me cuesta más», dijo.

“Estamos mejor que en 2015”. Ese fue el balance general con que el presidente Mauricio Macri inició su discurso de apertura de sesiones ordinarias en el Congreso, ante la Asamblea Legislativa. En su mensaje de negación de los efectos de las políticas de ajuste que en cuatro años hizo caer todos los índices de la producción, aumentó la pobreza y el endeudamiento del Estado, el mandatario habló de “la herencia recibida”, de “las tormentas” externas, de “los cambios” y repitió los demás slogan de la campaña que en 2015 lo llevó a la primera magistratura. Prometió que habrá “una baja de la inflación” y dijo que él está «peor que en los últimos años”. Cada vez “me cuesta más”, admitió.

Frente a una Plaza del Congreso vacía y adentro de un recinto en el que se desplegó un inusitado operativo de seguridad en accesos y palcos, Macri dijo que “hay que mirar la realidad de frente”, pidió salir “del camino del atajo” y aseguró que su gobierno “asume la inflación, la pobreza y la inseguridad”.

“Tomamos la decisión de hacer lo que ninguna generación se animó a hacer”, destacó y sostuvo que “cambiar en serio implica atravesar dificultades”. “Pero cuando estábamos empezando a crecer, cambiaron las condiciones y surgieron nuevos desafíos, nuevas tormentas”, agregó.

Dijo que “estamos construyendo los cimentos” y con “rutas, trenes aeropuertos y redes de internet”, sin dar detalles cuantificables de ninguna de ellas, y afirmó que “lo que estamos logrando es enorme, porque estamos haciendo crujir estructuras viejas y arraigadas”.

Macri leyó su última alocución milimétricamente estudiada para que no contradiga los slogans de la campaña que lo llevó a la primera magistratura pero que, sin embargo, contrastan con los efectos de las políticas de ajuste que aplicó durante cuatro año.

La sesión preparatoria al arribo del primer mandatario comenzó alrededor de las 10:30 y fue encabezada por la vicepresidenta Gabriela Michetti, que cumplió con las cuestiones de forma y protocolo. Macri llegó a la sede del Poder Legislativo frente a una Plaza del Congreso vacía pero fuertemente vallada por las fuerzas de seguridad federales, de la Ciudad de Buenos Aires y el Ejército.

Macri fue recibido por una comisión de diputados y senadores en la explanada sobre la avenida Entre Ríos. Una vez adentro, otra delegación de legisladores lo aguardó en el Salón Azul. Firmó los libros de honor y se dirigió al recinto de la Cámara de Diputados.

El presidente destacó en su discurso ante diputados y senadores la firma del DNU sobre extinción de dominio, que fue rechazado en la Bicameral de Trámite Legislativo por legislar sobre asuntos penales, algo que solo es potestad del Poder Legislativo, y por avanzar sobre un tema que está en tratamiento en el Congreso. «El que se oponga que diga dónde está parado y a quién quiere proteger, mientras la enorme mayoría trabajamos para sacar el país adelante», sobreactuó el mandatario y fue seguido por toda la bancada oficial que se paró para aplaudirlo.

Tras destacar el DNU que no superó el visto bueno de la comisión bicameral, Macri se dirigió a los legisladores para solicitar la aprobación de dos proyectos de ley a tono con el eje de la campaña electoral que estará puesto en la «seguridad». Macri pidió que el Congreso apruebe la reforma del Código Penal, «que tiene 100 años y está lleno de parches», a pesar de que fue presentada por una comisión de expertos en junio pasado y el propio Poder Ejecutivo suspendió su envió al Parlamento para no reabrir el debate sobre el aborto, que el anteproyecto mantiene como un delito.

Otra de las medidas solicitadas por el presidente fue el tratamiento del Régimen Penal Juvenil sobre el que aseguró que «es mucho más que la baja de un año (de la edad de imputabilidad), es dar respuesta a muchos chicos que van en camino de convertirse en delincuentes». De esa manera, el mandatario ratificó que el proyecto oficial buscará reducir la baja de la edad de imputabilidad, algo que fue rechazado por Unicef y todas las organizaciones de infancia consultadas por el Poder Ejecutivo.

Al intentar un repaso positivo sobre «los desafíos que propuse el año pasado», Macri enumeró la lucha contra el narcotráfico, la modernización del estado, el impulso al turismo, la seguridad vial, la creación de parques nacionales, las evaluaciones de calidad educativa y «debatir de forma madura sobre temas como el aborto», al que el presidente y gran parte de su Gabinete su opusieron abiertamente.

«Nos pidieron que gobernáramos con responsabilidad», subrayó Macri en referencia a quienes lo votaron en 2015, argumento al que refirió en varios fragmentos de su discurso ante las críticas que llegaban de las bancas opositoras. «Estoy acá porque me votaron los argentinos», repitió el mandatario para frenar las críticas a los logros enumerados. «Si no hubiésemos tomado las decisiones que tomamos la economía hubiese colapsado. Propusimos un camino gradual que fue exitoso durante dos años y medio: creció la economía, bajó inflación, bajó la pobreza y creamos 700 mil puestos de trabajo», recuperó Macri para evitar hablar de las cifras del último año y provocó que la bancada de la oposición se parara a aplaudirlo irónicamente.

«Cuando empezábamos a crecer y asomar la cabeza como país, tuvimos tres shocks imprevistos», insistió el presidente en su análisis de la crisis económica profundizada en 2018 y se animó a destacar que la crisis ocurre «por primavera vez sin default, sin cepos para terminar con el default que sufre la Argentina hace 70 años».

A pesar del intento de rescatar números positivos, el mandatario tuvo que hablar sobre uno de las promesas incumplidas de su campaña presidencial: la pobreza cero. Macri dijo que se trata «de un horizonte hacia donde vamos» y valoró la recuperación del Indec porque «decimos la verdad», pero reconoció que «los chicos son los que más sufren» y lanzó el único anuncio de su alocución: un 46 por ciento de aumento de la Asignación Universal por Hijo a partir de marzo.