NACIONALES

Posadas contra el gatillo fácil

Con una marcha que comenzó a las 17 horas desde el mástil ubicado en Avenidas Mitre y Uruguay de la ciudad de Posadas y que continuó por las calles Junín, Bolívar hasta la Casa Rosada, se realizó al igual que en múltiples plazas del país, un acto que se denominó «Contra el gatillo fácil».

Desde 1984 hasta la fecha son 5000 (cinco mil) niños, adolescentes y jóvenes muertos por lo que se llama «gatillo fácil», es decir el brutal accionar de las fuerzas de seguridad, tanto nacionales como provinciales, contra este sector indefenso de la población. Durante el alctual gobierno de Mauricio Macri y sobre todo con la venia de Patricia Bulrrich, se produjeron 1400 (mil cuatrocientos) asesinatos.

La marcha contó con la presencia de distintos actores de la sociedad civil como sectores sociales, universitarios, políticos, familiares de víctimas y una cada vez mayor presencia del pueblo posadeño en general. Aunque cabe aclarar que todavía este acompañamiento no tiene la magnitud que el problema merece.

«Desde que está Mauricio Macri en el gobierno nos asesinan un pibe por día» dijo el dirigente y referente de la Juventud Peronista Pablo García.

Mauricio en el país de las maravillas

A la espera del impacto dela megadevaluación, el presidente, Mauricio Macri, aseguró que la inflación de agosto «será del tres coma algo». Además, calificó como «desesperante» el proceso de incremento de precios que sufren los argentinos.

El mandatario habló ante productores agrícolas y ganaderos en un evento de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (CONINAGRO). Allí, afirmó que «lo que más sufre el argentino de a pie, el argentino común, la familia argentina, la heladera de los argentinos, es la inflación»

El presidente anticipó que la inflación de agosto «será del tres coma algo», después de la fuerte suba que registró el precio del dólar tras el la derrota electoral del Gobierno en las PASO. «Es desesperante, es angustiante. No existen las palabras para describir lo que sé que le pasa a todos los argentinos (frente a la inflación). Lo tenemos que resolver, ya está. No podemos seguir engañándonos. No podemos decir que esto se arregla creciendo», añadió.

«Este golpe que nos dimos de vuelta. Otro dólar. Otra inflación, cuando íbamos al 1,8% de inflación y ahora va a ser del tres coma algo en agosto. No es bueno, es muy malo. Estamos todos obligados a sentarnos y bajar el dramatismo y que todos acordemos que vamos a ir en la misma dirección», analizó Macri sobre el balance de la situación que atraviesa el país luego de las primarias.

Macri también afirmó que su Gobierno se encuentra ante una «coyuntura inesperada» y afirmó que se hace «responsable de la situación», por lo que le ordenó a su equipo económico que busque los mecanismos necesarios para estabilizar el frente cambiario y financiero.

Cáritas recaudó menos que la inflación

Cáritas Argentina informó que la recaudación total de nuestra Colecta Anual, realizada en junio pasado bajo el lema “Compartir transforma vidas”, fue de $ 116.194.026.

Esta cifra representa un incremento del 27 % respecto a lo recaudado el año anterior. Sin embargo, la inflación interanual fue del 54,4%, por lo que lo recolectado para ayudar a los más necesitados perdió por 27 puntos ante la inflación.

Los ingresos de Cáritas, permite la continuidad de programas de inclusión y promoción humana que Cáritas desarrolla en más de 3500 parroquias y centros misionales en todo el país, acompañando a las familias que viven distintas situaciones de vulnerabilidad.

Algunas de las acciones desarrolladas en 2018, por citar a modo de ejemplo, son: educación, programas dirigidos a la primera infancia, de Vivienda de economía social y solidaria entre otros.

Según el Observatorio de la Deuda Social el primer trimestre de este año la pobreza alcanzó no menos del 35% y la indigencia poco más del 7%.

Sobre la base de una población urbana de 40,5 millones, habría 14.175.000 de pobres, de los cuales casi 3 millones serían indigentes.

Sin Lagarde ni Dujovne. Se va el tercero?

El golpazo electoral en las PASO y el consecuente shock económico devino en la salida de Nicolás Dujovne del Ministerio de Hacienda y el ingreso de Hernán Lacunza. Ahora, el Gobierno se reúne con el FMI para aprobar un nuevo desembolso en el marco de un préstamo rubricado por dos personas que no están: Christine Lagarde, expresidenta del organismo de crédito, y el ya mencionado exfuncionario.

Los representantes del Fondo se reunirán con funcionarios del Gobierno y los principales representantes de la oposición. Analizarán el estado de situación de la economía, luego del cimbronazo cambiario, y repasarán los números para luego determinar si Argentina recibirá U$S 5.400 millones más en septiembre, en el marco del acuerdo stand-by firmado a mediados del 2018. El monto es una suerte de aljibe en el desierto para Cambiemos, al ver cómo las reservas del Banco Central (BCRA) se desangran al ritmo de la fuga y obligaciones financieras.

Para llegar a diciembre con una relativa tranquilidad, el presidente Mauricio Macri deberá lidiar contra su propia pesada herencia en medio de lo que se espera sea una transición política. Por supuesto, peor será el desafío para la próxima administración.

El grueso del problema de compromisos se dará en los próximos años. Los gobiernos que vengan deberán afrontar vencimientos por más de U$S 180.000 millones, con un 2020 a la vista que se presenta con una deuda prácticamente impagable. Obviamente, el acuerdo firmado no lo pagará ni Dujovne, ni Lagarde, que estará presidiendo el Banco Central Europeo mientras Argentina se las tendrá que ingeniar para asumir los compromisos.

Los únicos (no) privilegiados

Las jubilaciones obtendrán el mes que viene una suba del 12,22 por ciento y en diciembre se sumará otro 8,74 por ciento, con lo cual el aumento acumulado a lo largo del año sería del 51,1 por ciento. Sin embargo, el rebrote inflacionario a partir de la devaluación posterior a las PASO elevó las estimaciones de inflación bien por encima del 50 por ciento. En consecuencia, los jubilados este año volverían a perder frente a la inflación. La caída del poder adquisitivo de este año se va a sumar a la fuerte merma que se produjo el año pasado. Según las distintas estimaciones, en cuatro años del gobierno de Mauricio Macri, los jubilados perdieron entre un 15 y un 30 por ciento de su poder adquisitivo. Especialistas advierten que el haber mínimo apenas permite comprar un tercio de la canasta básica de adultos mayores. A pesar de esta situación, el Gobierno no incluyó a los jubilados en el paquete de medidas de “alivio” lanzadas para mejorar su performance electoral.

El haber mínimo actualmente se ubica en 11.528 pesos y alcanzará unos 12.936 pesos el mes que viene. Se trata de un incremento del 12,22 por ciento que define la actual ley de movilidad jubilatoria –modificada por el oficialismo a fines de 2017— que está en función de la evolución de los índices de inflación y de evolución salarial (Ripte) de enero y marzo de este año, es decir que el aumento tiene seis meses de rezago con respecto al período de cálculo. La fórmula establece que el aumento se explica a partir de un 70 por ciento del índice de inflación y del 30 por ciento de la evolución salarial.

Al ser consultado por qué el Gobierno no incluyó a los jubilados en el paquete de medidas post-PASO, el ministro de Producción, Dante Sica, dijo en una entrevista televisiva que la suba de septiembre sería del 20 por ciento y que por esa razón el Gobierno no consideraba prioritario mejorar ese número. Desde el Ministerio de Producción luego salieron a aclarar que la suba sería del 12,22 por ciento (como ya había anticipado la Anses), aunque no hubo novedades en relación a la toma de medidas adicionales para mejorar la situación de los adultos mayores.

Con la inflación y la suba de las remuneraciones del período abril-junio quedó prácticamente definida la suba pautada para diciembre, que sería del 8,74 por ciento. Con eso, el haber mínimo se ubicaría apenas por encima de los 14 mil pesos. Así, los aumentos a lo largo de 2019 sumarían un 51,1 por ciento. Para la Universidad de Avellaneda, la inflación este año quedará por encima del 50 por ciento, más cerca del 55 por ciento, y la jubilación perdería entre dos y cinco puntos porcentuales. Esa casa de estudios calcula una caída acumulada del poder adquisitivo de las jubilaciones del orden del 15 por ciento a lo largo de toda la gestión de Mauricio Macri, a partir de la menor recomposición de la formula frente a la inflación este año y el pasado junto al agujero de ingresos que surgió de la aplicación de la ley de movilidad jubilatoria del macrismo, que está judicializado en la Corte Suprema, y sumando los bonos otorgados.

“Las jubilaciones, en el mejor de los casos, podrían empatar a la inflación este año, pero en 2018 quedaron 20 puntos por debajo de los precios, y se venía de cinco puntos de pérdida por el tipo de empalme entre las dos fórmulas. Es un deterioro muy significativo”, indicó a este diario Eugenio Semino, Defensor de la Tercera Edad. Semino calcula desde hace varios años una canasta básica relacionada al consumo de adultos mayores que viven en grandes aglomerados urbanos, cuya última medición es de 30.500 pesos en abril. “El nivel de cobertura que tiene el haber mínimo en relación a la canasta viene en caída desde comienzos del año pasado y ahora quedó en el 30 por ciento. El problema no es sólo el cambio de la fórmula de movilidad sino también la particularidad que tiene la canasta de los adultos mayores, en donde hay muchos insumos de farmacia que se mueven por encima de la inflación, atados directamente al dólar”, agrega Semino. Desde esa organización piden al Ejecutivo una fuerte recomposición de ingresos jubilatorios, más allá de los aumentos previstos por la ley de movilidad.

Para Miguel Angel Fernández Pastor, abogado especialista en Seguridad Social, «este año en el mejor de los casos la jubilación le empata a la inflación, aunque hay estimaciones que ubican el alza de precios más cerca del 55 por ciento. Desde septiembre de 2015, la caída acumulada del poder adquisitivo de los haberes es del 30,5 por ciento«.

LTA Feinmann

El presidente del Grupo América, Daniel Vila, habló con Eduardo Feinmann sobre la actualidad política argentina y criticó a Mauricio Macri por su accionar tras conocer los resultados: «No me gustó lo que hizo el Presidente y en esas circunstancias le va a ser muy difícil dar vuelta la elección», explicó.

La conversación ocurrió durante un móvil del noticiero de A24. Al ser consultado sobre la situación económica y social, el empresario de medios destacó que «es un momento difícil y crucial para la Argentina» y agregó que «puede haber un antes y un después. El gobierno que venga, sea cual fuera va a tener una tarea muy dura».

Además, deseó que quien gane «asuma con responsabilidad, con transparencia, con aquellas reformas estructurales que necesitamos todos los argentinos. Que de una vez por todas podamos salir para adelante. Las PASO no fueron una encuesta, la contundencia de los números demuestra que la gente fue masivamente a votar y tomó una definición».

Sin embargo, Vila aclaró que la definición es en octubre y que ve difícil la posibilidad de una segunda vuelta.

«La semana siguiente de las PASO, las palabras y la conducta del presidente no le ayudaron para que pueda haber una vuelta en la cabeza de la gente», opinó sobre la actitud de Mauricio Macri tras conocer los resultados y agregó que «las disculpas se aceptan, no hay inconveniente, pero el hecho está».

«A mí no me gusta que me manden a dormir. No me gustó lo que hizo el Presidente y en esas circunstancias le va a ser muy difícil dar vuelta la elección», cerró.

«Macri chocó en 2019»

El economista que fue tentado por Mauricio Macri para suceder a Nicolás Dujovne rompió el silencio: Carlos Melconian habló tras las PASO.

A dos semanas de la durísima derrota para el oficialismo, Melconian volvió a dar definiciones luego de la elección de Hernán Lacunza como nuevo ministro de Hacienda.

Sobre los llamados de Macri a Alberto Fernández fue categórico: «El tema de un acuerdo es que tiene olor a que te entregaste y si estás diciendo que vas a ir a las elecciones a dar la pelea, ¿vas a firmar un acuerdo que tiene olor a que te entregaste?».

«Y el que tenés enfrente no quiere un gran kilombo, sabe que haciendo la plancha llega, ¿cuál es la motivación que tiene para firmar un acuerdo? Eso requiere de una clase política que está arriba de todo», argumentó en declaraciones a Radio Mitre.

La diferencia casi irremontable de las primarias Melconian las analizó a través de la economía. «Está claro a esta altura del partido que la economía jugó un rol muy importante».

«El punto de inflexión del actual momento fueron las PASO. Este es un llamado de atención estructural. Evidentemente por el resultado ganó la economía», aseguró.

Melconian ya habla de un Macri derrotado: «No voy a hablar de transición política pero si voy a hablar de transición económica. Aunque hubiera ganado el oficialismo este periodo iba a ser de transición económico. Las preguntas eran si seguía con más de lo mismo o hacía un giro. Esto es una transición desde el punto de vista económico aunque hubiera ganado Macri».

Y elogió a Alberto Fernández: «Aplaudo la moderación. Es muy valioso, me pongo de pie y aplaudo las declaraciones respecto al pago de la deuda, al no cepo, al valor del tipo de cambio». Agregó que «la moderación en la declaración vale un montón, y es parte de la transición y parte de la estrategia».

Además, pidió: «Tengamos cuidado –al que le toque– para no volver a repetir errores, tener el diagnóstico correcto. Esta administración del presidente Macri arrancó con diagnóstico incorrecto. No es un tema menor juntar en una mesa algunas ideas y ver cuál es tu diagnóstico».

Con respecto al FMI y el acuerdo avisó que «el Fondo Monetario Internacional tiene un rol de corto y de largo plazo. De acá al 10 de diciembre el paquete que se armó es ‘justito’ hasta el 2019 donde faltan 6 mil millones de dólares y que tienen que entrar. Si no entran tenés un problema».

Dice que «el Fondo tiene una metodología pero van mirando un poco además de la metodología. Y finalmente al margen de esta relación con el Fondo, el 2022 – 2023 hay que devolverle los 50 mil palos y no sé si Argentina tiene mercado para eso».

Y se despachó contra Macri por haber ganado en 2017 y perdido en 2019 las elecciones. «El gobierno que asuma el 10 de diciembre de 2019 tiene que entender que las elecciones importantes van a ser las del 2023. Porque las de 2021 están hechas para perder. Si hacés lo que tenés que hacer con riesgo de derrota en la primera, empezás a cosechar para la segunda. Acá quisiste salvar los trapos de la del 2017 y chocaste en el 2019», cerró Melconian.

«Me voy a divertir en la cárcel»

La diputada nacional Elisa Carrió afirmó que tiene preparado su velorio por si la «matan» y sostuvo que el kirchnerismo quiere meterla en la cárcel. «El lío que voy a hacer en la cárcel va a ser muy divertido y a lo mejor tenga un don para prestar un servicio a las personas que están privadas de libertad», imaginó la legisladora.

«Puedo ir o no a la cárcel. Tengo arreglado mi velorio por si me matan. Tengo arreglado la cárcel, tengo que sacar una ley por el aire acondicionado. Tengo arreglado mi disfrute, todo. Lo que no me van a poder sacar es la tranquilidad de consciencia ni mi universo interior ni a Dios».

Acerca de la posibilidad de ir presa, la diputada sostuvo que no tiene miedo y además dijo que no le van a poder sacar «mi tranquilidad de conciencia, mi intimidad, ni mi universo interior, ni mi a Dios».

Consultada por la posibilidad de revertir la elección nacional en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de octubre, Carrió sostuvo: «El destino de la Argentina es maravilloso, pero Dios nos está probando».

Gobernadores que se «Stressan»

En una reunión dónde también estuvo presente Hugo Passalacqua, y que se llevó adelante en el CIF, los gobernadores elevaron un documento donde endurecen su postura respecto al paquete de medidas dado a conocer por el Presidente Mauricio Macri tras su derrota el domingo 11 de agosto en las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) en el mismo expresan: “Dejamos en claro que no estamos en contra de ninguna medida de gobierno que tenga como objetivo paliar la grave situación económica que atraviesan la mayoría de los sectores de la sociedad”.

Además, aseguran que: “Las medidas que se han dado a conocer, realizadas en forma inconsulta, unilateral y sin tener en cuenta de donde saldrán los recursos para afrontar las mismas, nos hace compartir esos costos fiscales al no disponerse con ellas las compensaciones necesarias a las provincias argentinas generándonos un despojo de nuestros recursos y colocándonos en una grave situación de desfinanciamiento”.

Y agregan que si bien son necesarios los recursos paliativos en este contexto, “Lo que no puede hacer es disponer, inconstitucionalmente de recursos que son de las provincias”.

Los gobernadores también advierten: “Estamos en grave peligro de no poder afrontar nuestros gastos corrientes, el cumplimiento de las obligaciones salariales, la prestación de servicios esenciales y la preservervación de la paz social en cada uno de los estados que representamos. Y ante todo no podemos permitir que se apropien de los recursos provinciales por parte del Estaod Nacional”.

Y culminan con un mensaje donde especifican: “Vamos a defender los intereses de nuestros representados si esta actitud errática y flagelante hacia nuestros derechos hacia nuestros derechos no se revierte”.