ECONOMIA

Se la llevaron toda

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses es el reaseguro del sistema jubilatorio estatal, de reparto y de solidaridad intergeneracional. Nació de la eliminación del espectacular negocio financiero de las AFJP con el aporte previsional de los trabajadores. En menos de cuatro años, la economía macrista devaluó los activos del FGS, modificó sus funciones descapitalizándolo, para finalmente entregarle papeles de deuda de corto plazo defaulteados. Esta última operación se concretó el lunes pasado, cuando el Tesoro encajó en el FGS Letras en pesos por 35 mil millones y Letras en dólares por 275 millones, con vencimiento en marzo de 2020.

El fiasco concretado es el siguiente: el FGS le prestó 100 pesos al Tesoro, pero el pagaré que le entregaron vale 60 pesos en el mercado y, además, a las 72 horas esos papeles ingresaron en el plan de reestructuración de deuda.

El escenario hasta fin de año es bastante complejo puesto que el FGS tiene vencimientos por el equivalente a unos 2000 millones de dólares en Letras de diferentes denominaciones, como lo informó la periodista María Iglesias en El Cronista del jueves último. ¿El macrismo seguirá rifando el patrimonio de garantía del sistema jubilatorio para atender el ahogo financiero del Tesoro?

Esta transacción es una más de la devastación financiera del gobierno de Macri, que también alcanzó al fondo de respaldo del sistema previsional, que hasta el 2015 se lo denominaba “la plata de los jubilados” . Si en diciembre de ese año había un activo financiero estatal sólido y de acumulación de capital constante era el FGS-Anses. La economía macrista lo recibió con un monto equivalente a unos 67 mil millones de dólares. Sin información oficial, puesto que el último reporte es de marzo pasado, con estimaciones de la evolución de acciones y bonos desde entonces, el FGS tendría hoy un capital de no más de 22 mil millones de dólares. El macrismo destruyó en 70 por ciento en dólares la caja principal de garantía del sistema previsional.

Quienes hoy son oficialistas, políticos y medios de comunicación, advirtieron durante años cuando eran oposición de que se estaba desplumando “la plata de los jubilados” . No era así, pero ese discurso fue tan intenso que no pocos lo creyeron. Fue en estos años de gobierno macrista que hubo una impactante licuación del FGS, caja constituida para garantizar el pago de las jubilaciones ante eventualidades negativas que las pongan en riesgo. Es un fondo contracíclico de la Anses para cuidar el dinero de trabajadores y jubilados.

Uno de los principales objetivos del FGS es la de preservar el valor de los activos (acciones y títulos públicos y privados), y para ello debe buscar una rentabilidad que permita su sustentabilidad. La economía macrista no lo hizo; por el contrario lo descapitalizó a la vez que liquidó activos para el pago de retroactivos (con el programa de “reparación histórica”), violentando el objetivo principal del FGS.

 

«Nadie quería prestarle mas plata a la Argentina»

Tras su salida del organismo, la ex directora del FMI Christine Lagarde reveló que el gobierno de Mauricio Macri acudió desesperado a pedirle auxilio ante la ausencia de fuentes de financiamiento alternativas. «Nadie estaba preparado para dar financiamiento a ese país. Yo fui por ahí, toqué a muchas puertas de muchos países, muchas palabras amables y apoyos gentiles, pero ninguna financiación», detalló Lagarde respecto de las negociaciones que intentó llevar adelante en medio de la crisis argentina.

Según la próxima directora del Banco Central Europeo, si el Fondo Monetario no hubiera aprobado el crédito de 57 mil millones de dólares, la situación actual de la argentina «hubiera sido mucho peor».  «¿Qué hubiera pasado si no hubiéramos estado ahí? ¿si no hubiéramos hecho nada? Creo que hubiera sido mucho peor. Para mí no hay dudas al respecto», sostuvo Lagarde en una entrevista a la agencia de noticias internacional AFP.

«Cuando Argentina tocó a nuestra puerta estaba en una situación particularmente difícil. Tendemos a olvidarnos de eso porque todo el mundo se centra en Argentina hoy», explicó Lagarde, quien consideró que el FMI «era la única posibilidad».

Perdedores y perdedores

Un informe muestra que algunos gremios perdieron más de 30 puntos de valor adquisitivo de sus salarios por la suba de la inflación y los bajos acuerdos de paritarias. El resultado muestra los problemas que atraviesa la clase trabajadora que además fue embestida por los cierres de fábricas y la suba del desempleo. .

El relevamiento muestra que el sector de los trabajadores de prensa fueron los más perjudicados con una pérdida del 32,4 por ciento de su poder adquisitivo. El cálculo se hace de comparar el porcentaje de aumento de paritarias con la suba de la inflación.

Los trabajadores de la Administración Pública fueron los segundos más perjudicados con una caída del poder adquistivo del 31,2 por ciento y si se lo compara con la suba del dólar, entonces la caída del sueldo asciende al 52,9 por ciento.

Desde la CTA Autónoma afirman que la caída del poder adquisitivo se da en todos los gremios, sin embargo las empresas están cada vez peor. «Cabe preguntarse si, como todavía sostienen representantes patronales, el problema de la economía argentina se origina en sus altos costos laborales, sean estos salariales o no salariales. En otras palabras, luego de una reducción de casi el 50% del valor del salario en dólares parece difícil seguir insistiendo en que el ajuste debe ser aún mayor», afirman.

Acerca de las necesidades del futuro de la Argentina, el gremio sostiene: «El eje de la política pública debe hacer hincapié en la recuperación sostenida del ingreso del conjunto de los trabajadores y trabajadoras. Sólo así podrán revertirse las consecuencias de cuatro años de un proyecto político que hizo de la ofensiva contra el trabajo uno de sus objetivos principales».

Sigue sigue

Producto de la megadevaluación tras las PASO, la inflación mayorista de agosto se disparó por encima del 11%, lo cual generará un impacto directo en el segmento minorista en las próximas semanas. En términos interanuales, el aumento superó el 60%.

De acuerdo al último informe del INDEC, el índice de precios internos al por mayor (IPIM) registró una suba de 11,2% respecto del mes anterior. Este aumento se explicó como consecuencia de la suba de 9,9% en los “Productos nacionales” y de 28,2% en los “Productos importados”.

En la retrospectiva con agosto de 2018, la suba de precios alcanzó el 62,9%. Además, la variación acumulada arrojó un incremento del 34,4%.

Según el documento oficial, el nivel general del índice de precios básicos del productor (IPP) registró un incremento de 11,3% en el mismo período, como consecuencia del aumento de 7,1% en los “Productos primarios” y de 13,2% en los “Productos manufacturados y energía eléctrica”.

La semana pasada, la inflación minorista fue del 4% en agosto, y se espera que septiembre muestre aumentos mayores. Justamente, el pronunciado ascenso en el rubro mayorista deberá traspolarse a las góndolas en el mediano plazo.

Realidad mata relato

Alejados ya, esperemos que en forma definitiva, en sus pretensiones de querer hacernos creer que Misiones es una isla, dónde las problemáticas nacionales poco inciden en nuestro desarrollo social y político, la legislatura provincial ampliamente dominada por el oficialismo, declaró la «emergencia alimentaria» por dos años.

Los diputados buscan que se establezcan políticas y estrategias para garantizar, de forma urgente, el derecho a la alimentación y a la seguridad alimentaria y nutricional de la población en situación de vulnerabilidad.

Según la ley sancionada en la sesión legislativa provincial, los grupos que tendrán atención prioritaria estarán conformados por niños, niñas y adolescentes, mujeres embarazadas y lactantes, adultos mayores, personas con discapacidad y población que vive en condiciones precarias.

El derecho a una alimentación implica poder acceder en todo momento a alimentos que puedan ser utilizados adecuadamente para satisfacer sus necesidades nutricionales, mantener una vida sana y lograr un desarrollo integral. Comprende la accesibilidad, disponibilidad, uso y estabilidad en el suministro de alimentos adecuados.

Mediante la norma se crea, además, un Programa Provincial de Seguridad Alimentaria y Nutricional, destinado a promover el ejercicio del derecho a la alimentación y garantizar los requisitos nutricionales a la población en situación de vulnerabilidad.

Los objetivos del programa son completar los requerimientos nutricionales diarios necesarios para un adecuado crecimiento, desarrollo y cuidado de los ciudadanos vulnerables; incrementar las partidas presupuestarias destinadas a comedores y merenderos escolares y comunitarios; garantizar a cada hogar el acceso a una canasta de alimentos de la economía popular con una periodicidad mensual; e implementar huertas comunitarias para producir alimentos en merenderos y comedores.

También se creó un Consejo Provincial de Seguridad Alimentaria y Nutricional, para determinar los lineamientos para el cumplimiento de los objetivos señalados en la ley y velar por el cumplimiento del derecho a la alimentación en toda la provincia.

El diputado no oficialista Martín Sereno, autor de la iniciativa legislativa, planteó la “urgencia de tener una normativa en Misiones de emergencia alimentaria”. Dijo que “resulta fundamental para darle fortaleza a los habitantes de la provincia y, sobretodo, hacer valer un derecho tan fundamental como el de alimentarse”.

Macri sin aire

El Fondo Monetario Internacional decidió postergar el desembolso por 5.400 millones de dólares hasta tanto se realicen las elecciones del 27 de octubre. Así, busca sentarse a negociar directamente con el flamante presidente electo, el cual creen que será el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández.

Así lo reveló el periodista Marcelo Bonelli en el diario Clarín. El FMI se despega de esta manera de la crisis argentina, de la cual es co-responsable, y aguarda definiciones políticas en nuestro país para luego autorizar un nuevo desembolso en el marco del acuerdo stand by por 56,3 mil millones de dólares que suscribió el país en junio de 2018 y que fue modificado en varias oportunidades.

El matutino reveló además que, en caso de que haya un balotaje, volverá a posterar el envío del dinero hasta después de la segunda vuelta, prevista para el próximo 24 de noviembre.

El dato pone en alerta a la economía argentina, ya que el país precisa unos 7 mil millones hasta fin de año para cerrar sus cuenta y pagar la deuda, por lo que los 5,4 mil millones se vuelven cruciales para llegar al 31 de diciembre. Tal es así que hay  informes confidenciales del JP Morgan, Merrill Lynch y Moody’s en donde avisan a sus clientes de un posible default, otro más luego del llamado «reperfilamiento» que anunció Hernán Lacunza semanas atrás.

Fuego amigo parte 23

Ante el desenfrenado incremento de los precios durante la gestión Cambiemos, el expresidente del Banco Central (BCRA) Federico Sturzenegger reconoció que la herencia económica recibida por el presidente, Mauricio Macri, no representa una excusa para escapar al fracaso en esta materia. Además, afirmó que la fijación de metas fue un error por parte del Gobierno.

El exfuncionario analizó la situación económica del país en un paper que escribió para la institución Brookings, con sede en Washington, Estados Unidos. En el texto, reconoció que la meta de inflación que se pretendía lograr bajo su gestión fue «agresiva». «Al final, la culpa recae en las políticas decididas: el deterioro de la política fiscal en primer lugar y, después, la elección de apostar por un crecimiento de corto plazo, aun a costa de las instituciones monetarias y la inflación», sostuvo Sturzenegger.

Para el expresidente del BCRA, «si bien la herencia macroeconómica recibida por el Gobierno no fue ideal, no se la puede culpar por los resultados». Es que un informe del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano señaló que es la inflación acumulada durante el gobierno de Macri asciende a un 200,2%.

En otro de los apartados del paper, Sturzenegger se refiere a la conferencia de prensa en la que anunciaron una meta del 10% de inflación para 2018. También indicó que Macri había decidido cambiar las metas de inflación aunque el «leitmotiv del Banco Central había sido que un cambio de meta quiere decir no tener una meta». En este marco, señaló en tercera persona que el Presidente había decidido «cambiar al presidente del BCRA si era necesario».

Paro Nacional

“El límite es la violencia”. Con este argumento, la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) convocó a un paro de 24 horas para este jueves, con movilización, en solidaridad con los docentes de Chubut que fueron agredidos en la madrugada del miércoles, durante una protesta en en la intersección de las rutas 3 y 26. “Le reclamamos al gobierno nacional de Mauricio Macri, al ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, que está incumpliendo la paritaria nacional docente y la Ley de Financiamiento Educativo, que intervengan en la resolución de este conflicto, y al gobierno provincial que resuelva la situación de los docentes de Chubut. En contra de cualquier represión o ataque a la docencia, hemos convocado a este paro nacional de 24 horas”, dijo la secretaria general de Ctera, Sonia Alesso.

En la madrugada del miércoles, un centenar de tabajadores petroleros despejaron por la fuerza a los docentes de Chubut que reclamaban por el pago adeudado de sus salarios desde febrero, según denuncia el gremio de la educación. Los ataques terminaron con cinco maestras heridas, que ya están fuera de peligro.

La intención de este paro es visibilizar el conflicto para que termine y los docentes no sean agredidos físicamente”, explicó a este diario uno de los dirigentes de Ctera. El sindicato tenía organizada para este jueves una movilización a la Casa de la Provincia de Chubut y al Ministerio de Hacienda, en reclamo por la situación de los docentes en la provincia patagónica. Esto se mantiene y se le suma el paro. “Estamos junto a nuestros compañeros de Chubut que resisten y pelean contra estas situaciones de agresión que vienen enfrentando en la provincia», subrayó la dirigente gremial.

Ocho de cada diez, ya no están

En una clara muestra del fracaso económico del Gobierno, desde que Argentina y el FMI firmaron el acuerdo stand-by, ocho de cada diez dólares que entraron al país se fugaron. La salida de divisas supera los U$S 36.000 millones.

El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) reveló el preocupante dato.  Los desembolsos del organismo fueron hasta el momento U$S 44.867 millones, mientras que la fuga – entre las del sistema formal y de los capitales especulativos- asciende a U$S 36.640 millones.

El informe afirmó que el FMI «financió la fuga de capitales, en un proceso claramente insostenible y que incumple los principios reflejados en su propia Acta Constitutiva». Del mismo modo, el documento remarcó que el organismo falló en las proyecciones de evolución del PBI, inflación, nivel de tasas de interés, y volumen de las reservas internacionales.

El crecimiento del PBI que estimó el Fondo fue del 1,5%, y éste cayó un 1,3%. En tanto, pronosticó una inflación del 17%, pero ya es de 54,4%.

Cepo dominguero

El Gobierno nacional implementó un cepo cambiario ante la crisis de dólares que generó el modelo de Mauricio Macri. Desde el lunes, la compra de divisas requerirá la autorización del Banco Central, por el Decreto  609/2019, firmado este domingo por el Presidente, Marcos Peña y todos los ministros nacionales».

Por la mega devaluación, que llevó al tipo de cambio de $ 45 a $ 61, los ahorristas comenzaron a retirar sus dólares del banco, al punto que sacaron más del 10% en los primeros diez días hábiles después de las PASO.

«El  Banco Central,  conforme  lo  previsto  en  su carta  orgánica,  establecerá  los  supuestos  en  los  que  el  acceso  al  mercado  de  cambios  para  la  compra  de moneda  extranjera  y metales  preciosos  amonedados  y las  transferencias  al  exterior  requerirán  autorización previa,  con  base  en  pautas  objetivas  en  función  de  las  condiciones  vigentes  en  el  mercado  cambiario  y distinguiendo  la  situación  de  las  personas  humanas  de  la  de  las  personas  jurídicas», reza la resolución que redactó el fin de semana el jefe de Gabinete,  Marcos Peña.

El BCRA deberá definir los condicionamientos para comprar moneda extranjera y diferenciar entre personas físicas y jurídicas. El viernes, la autoridad monetaria que preside Guido Sandleris perdió U$S 1.943 millones de reservas por la salida de depósitos bancarios principalmente.

Las reservas disponibles al viernes para enfrentar el período de turbulencia cambiaria actual eran de U$S 11.800 millones en el mercado contado spot, a lo que se agregan U$S 2.300 millones en el mercado de futuros respetando los limites acordados con el FMI. «Pero ¿son efectivamente utilizables estas reservas para intervenciones en el mercado de cambios? La historia muestra que, en un contexto de demanda creciente de dólares asociada con alta incertidumbre política y económica, las ventas de dólares para estabilizar el tipo de cambio solo pueden tener alguna eficacia temporaria», recordó Quantum Finanzas en su último informe al que accedió El Destape.

En su tercer artículo, el DNU faculta al Central «para establecer reglamentaciones que eviten prácticas y operaciones tendientes a eludir, a través de títulos públicos u otros instrumentos, lo dispuesto en esta medida».

BOLETÍN OFICIAL

El Gobierno escuda su decreto con que «diversos factores que impactaron en la evolución de la economía argentina y la incertidumbre provocada en  los  mercados  financieros». Macri alegó que se vio en la  necesidad de «adoptar  una  serie  de medidas extraordinarias tendientes a asegurar el normal funcionamiento de la economía, sostener el nivel de actividad  y  empleo  y  proteger  a  los  consumidores».

El default selectivo que anunció el miércoles el titular de Hacienda, Hernán Lacunza, fue interpretado en el DNU como una medida «tendiente a recomponer el programa financiero, con el objeto de crear un marco sustentable para la deuda pública».

Por último, también culpó a las primarias por la crisis que generó el propio modelo de Cambiemos: «Ante los  recientes  acontecimientos  económico-financieros  desencadenados,  de  público  conocimiento, y la incertidumbre generada en el marco del proceso eleccionario en curso, es necesario adoptar medidas transitorias y urgentes  para  regular  con  mayor  intensidad  el  régimen  de  cambios  y,  de  esa  forma,  fortalecer  el normal  funcionamiento  de  la  economía,  contribuir  a  una  administración  prudente  del  mercado  de  cambios,  reducir la  volatilidad  de  las  variables  financieras  y  contener  el  impacto  de  oscilaciones  de  los  flujos  financieros  sobre  la economía real».