DEPORTES

El «Yacaré» ataca de nuevo

Con un gol de Gervasio Núñez, Central Córdoba sorprendió y venció a Estudiante por 1 a 0 en un encuentro de cuartos de final de la Copa Argentina disputado este miércoles, en Córdoba. Ahora, el Ferroviario espera por el ganador de Independiente y Lanús, encuentro que se disputará el viernes 25 de octubre desde las 17.10 en el Estadio Marcelo Bielsa.

El encuentro fue muy disputado y estuvo para cualquiera de los dos. El Ferroviario comenzó el partido presionando arriba y al minuto ya tuvo una clara ocasión de gol en los pies de Lisandro Alzugaray, pero este no pudo concretarla. Con el transcurso del primer tiempo, el duelo se fue emparejando y ambos equipos tuvieron sus oportunidades.

El segundo tiempo fue similar al primero, pero en este Central Córdoba pudo ser más claro. A los 28 llegó el primero del conjunto de Santiago del Estero y el autor fue Gervasio Núñez, ex Atlético de Tucumán y Sarmiento, entre otros clubes. Previo a esto, Jonathan Herrera, delantero del Ferroviario, desperdició una ocasión inmejorable de gol. Una jugada que se hubiesen lamentado los dirigidos por Gustavo Coleoni si Mateo Retegui concretaba una jugada que tuvo en el tiempo agregado.

El camino de Central Córdoba para llegar a las semifinales fue el siguiente: 1 a 0 vs Nueva Chicago, 1 a 0 vs All Boys, 2 a 1 vs Villa Mitre y 1 a 0 vs Estudiantes.

Nada resuelto para el choque contra Alemania

La Selección Argentina se entrenó por primera vez en Alemania de cara al amistoso que disputará el próxia.mo miércoles a las 15:45 ante el combinado local en el estadio Signal Iduna Park, propiedad de Borussia Dortmund, por fecha FIFA.

El entrenador Lionel Scaloni ya cuenta con los 25 convocados a disposición, aunque Ángel Correa, Nicolás Domínguez y Lucas Ocampos no participaron de los trabajos de este lunes debido al trajín del viaje.

La idea del DT es poner lo mejor, pero antes tendrá que evaluar cómo están físicamente los que sumaron minutos el domingo. Esto quiere decir que la base de la formación estaría compuesta por los jugadores que participaron de la última Copa América de Brasil.

Ante la ausencia de Franco Armani y Esteban Andrada, el dueño del arco sería Agustín Marchesín, quien además de no haber tenido actividad en Porto durante el fin de semana, le saca una ventaja a Juan Musso y Emiliano Martínez, que arribó con un dolor en el gemelo.

Para el lateral derecho, Scaloni puede optar por Renzo Saravia o por Juan Foyth, quien ya ocupó esa posición en el pasado partido ante la Verdeamarella y sería la primera opción.

El lateral izquierdo seguramente será para Nicolás Tagliafico y la duda pasaría por el acompañante de Nicolás Otamendi en la zaga central, en donde podrían jugar Germán Pezzella, Marcos Rojo o Walter Kannemann.

Si se tiene en cuenta el mencionado cruce ante Brasil para comparar la envergadura del rival, Scaloni repetiría parte del mediocampo con Rodrigo De Paul y Leandro Paredes.

En cuanto a la delantera, el único que tendría un lugar asegurado es Lautaro Martínez, de gran presente en Inter y goleador del ciclo Scaloni con nueve tantos. Si se encuentra en condiciones, lo acompañaría Paulo Dybala.

El plantel se entrenará mañana a las 11 y a las 14.30 Scaloni brindará una conferencia de prensa en el estadio.

Fútbol para Todes

Tras la semiprofesionalización de la categoría, la histórica actuación de la Selección en el Mundial de Francia y la medalla de plata conseguida luego en los Juegos Panamericanos de Lima, el 2019 sumará en su calendario un hito más para el fútbol femenino cuando este martes, desde las 15.10 (televisa TNT Sports), se enfrenten Boca y River por la fecha 1 del torneo de Primera División de la categoría.

Con nada menos que la Bombonera como escenario (entrada sólo para público local), el Superclásico se realizará por primera vez en esta nueva era semiprofesional del fútbol femenino, un logro que se alcanzó recién este año tras muchas décadas de lucha y que tuvo como disparador final el mediático caso del despido de la delantera Macarena Sánchez durante enero.

La historia reciente de esta rivalidad dictamina una buena paridad, ya que en la edición 2018/2019, River se impuso por 3-1 como local en febrero, mientras que Boca hizo lo propio en su casa durante mayo, al ganar también por 3-1. Tal semejanza se refleja además en la tabla de posiciones de ese torneo, donde ambos finalizaron con 32 unidades, a cinco del campeón UAI Urquiza.

El duro cruce entre Pablo Pérez y Beccacece

Entró al vestuario encendido. Caliente. Pablo Pérez no pudo contener sus impulsos en el entretiempo del partido frente a Lanús. Independiente ganaba 1-0, pero el volante de 34 años estaba muy enojado por el rendimiento de su equipo. Primero pateó una botella de agua mineral, pero esa descarga no fue suficiente para domar su bronca. Después golpeó y rompió la pizarra en la que Sebastián Beccacece iba a dar algunas indicaciones tácticas.

De a poco empezaron a trascender más detalles acerca de cómo fue la reacción del mediocampista y de todo lo que sucedió en la intimidad del vestuario. Quienes estuvieron allí cuentan por lo bajo que nadie se atrevió a intervenir. El ex Boca disparó insultos sin un destinatario fijo. Fue un reclamo generalizado. Todos interpretaron que lo mejor era dejar que se desahogase. Todos excepto Beccacece. “¿Qué te pasa, Pérez?”, le espetó el entrenador. Y continuó con su reproche: «¡No podés reaccionar así!».

El futbolista lo escuchó, pero hizo oídos sordos. De inmediato se sacó la camiseta, la mojó en un balde de agua y la ajustó sobre su cabeza, como si estuviese intentando apagar el incendio de calentura que lo invadía. “¿Qué te pasa, Pérez?”, le disparó nuevamente el técnico. Fue en ese momento cuando el jugador explotó: “¿Qué te pasa a vos?”, recriminó. Y, ante la mirada de todos sus compañeros, la siguió: “Lo único que falta es que tenga que pedir permiso a vos para calentarme”.

En ese momento, Beccacece optó por el silencio para evitar que la temperatura se elevase aun más. Pero el técnico se sintió desautorizado ante el resto del grupo y es por eso que luego tomó la determinación de sancionar al jugador. Si bien en principio la medida disciplinaria iba a ser más severa, luego reflexionó y optó por apelar a una sanción más laxa: no concentrará por dos partidos. En definitiva, se trató de un hecho que se magnificó por la repercusión que los propios protagonistas le atribuyeron.

 

Argentina perdió la final ante España

PEKIN – El seleccionado argentino de básquet perdió por 95-75 con España la final del Mundial China 2019, en el epílogo de una excelente actuación del equipo dirigido por Sergio Hernández en la cita ecuménica, jugado este domingo en el Wukesong Sport Center de Pekín. Fue el segundo subcampeonato mundialista para la Argentina, después de Indianápolis 2002.

Un arranque 7-0 de España, con Oriola, Rubio y Gasol, pusieron en contexto la experiencia del equipo europeo para esta cita. Argentina no estuvo fino en el arranque y se mostró incómodo en la ofensiva. Apenas un doble de Brussino en apenas tres minutos y una carrera de 11-2, obligaron a reacomodar y ajustar detalles. Fue una situación inédita para el conjunto nacional esto de estar abajo por 10 puntos en un juego y eso desenfocó al equipo. Pero se reencontró cuando Brussino acertó dos lanzamientos de tres puntos, rompió la sequía Campazzo y se sumó al repertorio Deck para contestar con un parcial de 11-0 y ponerse en partido (14-13). Sin embargo, España volvió a establecer distancia y cerró el primer capítulo ganando 23-14.

La defensa de España está marcando la diferencia y la Argentina tomó los tiros que pudo, no los que mejor le sientan. Sufrió demasiado la intensidad del equipo europeo que además encontró la mano de Rudy Fernández para establecer una distancia de 31-16. Resultó una batalla demasiado compleja para el conjunto nacional que no pudo imprimirle velocidad nunca a su juego. Una buena lectura de Sergio Scariolo, el DT de España, le sacó frescura a Campazzo y no le dio opciones Scola para sumar, ya que el capitán argentino no se encontró con el aro en toda la primera parte. Fue una tremenda prueba para la Argentina, que no estuvo fino en el tiro de tres puntos con 3 aciertos sobre 12 intentos, le costó establecer juego por eso tuvo una cantidad alta de pérdidas en la primera parte (9) y eso se tradujo que fue el goleo más bajo del equipo en un primer tiempo en toda la competencia. Con una desventaja importante se fue al descanso el conjunto nacional y obligado a recapitular: 43-31.

La idea de la Argentina no logró tomar vuelo en el arranque de la segunda etapa. Áspera la defensa de España y efectivo el ataque de los europeos fue sacando de eje al equipo de Sergio Hernández. Scola lució contrariado y Campazzo sin la claridad para leer al rival como lo hizo en cada uno de los juegos anteriores. La tranquilidad de España para entender la desesperación de su adversario resultó determinante para hacer que la distancia fuese cada segundo más importante: 54-33. Intentó salir del letargo con dos bombazos, uno de Vildoza y otro de Campazzo, aunque la experiencia de los españoles volvió a enfriar cualquier reacción. Primero Llul y después Marc Gasol, supieron cómo sostener el peligro. para poner en contexto lo fuera de partido que quedó la propuesta de la Argentina, es necesario comprender que Scola anotó su primeros dos puntos cuando faltaban 3 minutos para cerrar el período. Una buena muestra de carácter de España permitió que la Argentina nunca pudiese sentirse con posibilidades de ponerse en partido y quedó lejos de esa chance: 66-47.

En el último cuarto nada se modificó para España, pero sí la Argentina salió más lanzada a tratar de provocar errores del rival. Mostró coraje el equipo argentino, acortó las distancias y se puso a 12 puntos. Pero cuando Deck comenzó a tomar ritmo y Laprovittola y Campazzo se pusieron intensos en la defensa, los españoles respondieron nuevamente con la enorme categoría de Llul, la potencia de Marc Gasol y jerarquía de Rubio para no dejar que corriese riesgo su camino hacia la coronación.

D10S está en el bosque

El flamante entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata, Diego Armando Maradona, fue presentado en el estadio del club platense y se emocionó por el increíble recibimiento.

El mejor jugador de la historia ingresó al terreno de juego en medio de un potente estallido de los hinchas ‘Triperos’, que colmaron el estadio para ver al 10 por unos minutos, y se mostró muy emocionado.

Instantes después, Diego tomó un micrófono y se dirigió al público. «Estoy un poco jodido de la rodilla, pero no me importó venir», apuntó.

El ex DT de Dorados señaló que la situación apremiante de Gimnasia, que está último en el torneo y también en la tabla de los promedios, se revierte con «todos juntos».

«Yo no soy ningún mago, a mí me gusta trabajar. Los que hablaban de que yo no resistía dos años con 60 grados de calor y entrenando a las 7 de mañana se equivocaban. A mí me gusta ganarme la plata corriendo, como hice toda mi vida», resaltó.

Al tiempo que indicó que mientras esté dirigiendo «este grupo va a ser un ejemplo» y enfatizó que se van «a jugar la vida».

«Ustedes son los que nos van dar el plus para ganar los partidos ¡Y los vamos a ganar!», le dijo a los hinchas. En tanto que a sus jugadores les pidió  que cuando «los tire a la cancha se maten por toda esta gente».

«El compromiso de dejar todo, no faltar a ningún entrenamiento como dice algún gil periodista. A que se viene a entrenar y el que no entrena no juega y el que no corre no juega. El que venga la va a tener dura con nosotros», remarcó.

Humo al por mayor: De 39 quedarán 23

El técnico de la Selección argentina, Lionel Scaloni, sumó a última hora a tres futbolistas más para la lista de convocados para la Copa América de Brasil. Cerca del punto límite que había otorgado la Conmebol, el DT agregó a Milton Casco (River), Gastón Giménez (Vélez) y Joaquín Correa (Lazio).

De esta forma la nómina quedó integrada por 39 futbolistas. El próximo corte será el definitivo y allí solo quedarán los 23 jugadores que estarán en el torneo.

Si bien la lista tendrá una marcada renovación, aparecen nombres de históricos como Nicolás Otamendi, Ángel Di María, Lionel Messi y Sergio Agüero, cuya ausencia en los últimos amistosos hizo ruido y despertó algunas críticas por el gran presente que vive.

La edición número 46 de la Copa América comenzará a jugarse el 14 de junio y se extenderá hasta el 7 de julio, cuando se dispute la gran final en el estadio Maracaná. El conjunto nacional compartirá el Grupo B con Colombia, Paraguay y Qatar, selección invitada.

Los 39 de Scaloni

Arqueros: Andrada, Armani, Marchesín, Musso y Rulli.

Defensores: Mercado, Montiel, Foyth, Saravia, Sigali, Otamendi, Kanemann, Pezzella, Funes Mori, Tagliafico, Casco y Acuña.

Volantes: Nacho Fernández, Giménez, Paredes, Meza, Rodríguez, Lo Celso, Pereyra, De Paul, Palacios, Lanzini, Di María, Pity Martínez, Zaracho y Marcone.

Delanteros: Messi, Agüero, Dybala, Icardi, Suárez, Lautaro Martínez, Joaquín Correa y Ángel Correa.

Campeones otra vez!!!

Argentina es el campeón del mundo. El seleccionado “Albiceleste” le ganó un partido vibrantea Brasil, en el tiempo suplementario por 3 a 2 y gritó Campeón!!! en nuestra tierra.

Con goles del misionero Sandro Antiveros, el capitán Marcelo “Chelo” Mescolatti y la “joya” Gonzalo Pires, Argentina se metió en todos los corazones de los misioneros y argentinos que estuvieron presentes en la cita mundialista.

Ciclo fantástico encabezado por el entrenador Ariel Avveduto, cuerpo técnico y los jugadores que se prepararon un mes en tierras misioneras pero que llevan jugando juntos mucho más tiempo.

Argentina comenzó mal el partido, con nervios y ante un rival que siempre estuvo bien parado. Sin embargo, el local no perdió los estribos y continuó haciendo su juego, intentando, con movimientos sin pelota y siempre atacando. El primer tiempo fue muy parejo, con chances para ambos conjuntos pero el elenco nacional fue más. Con el aliento del público que se hizo sentir, los de Avveduto se pusieron arriba en el marcador. Se lo empataron, se lo dieron vuelta y no perdió la paciencia nunca. Es más, a falta de segundos tuvo una chance de penal y la desperdició. En la jugada siguiente, a falta de pocos segundos, igualó el encuentro y en el suplementario se terminó llevando toda la gloria.

Sandro Antiveros, misionero y jugador de Plastimí de Posadas, abrió el marcador en un golazo que fue todo de él. Robo en la salida, encaró con la pelota, dejó desparramado al arquero y con un zurdazo al ángulo marcó el primero para los argentinos.

Sin embargo, los brasileños, que vinieron a ganar y estuvieron a seis segundos de hacerlo, empataron el choque. En una contra que lo encontró mal parado al fondo de Argentina, Diego Da Costa definió frente a Pérez y anotó el empate.

En el complemento, el partido fue cada vez más parejo y aun así, la “Albiceleste” tuvo las chances más claras. Con el aliento y gritos del público presente, fue en busca de la victoria y no podía con el arquero Roni, que sacó todo lo que le tiraron.

A falta de dos minutos para el final, Brasil se puso arriba en el marcador con un bombazo de Fernando, que remató fuerte desde afuera dela área y ni Antiveros ni el arquero López pudieron sacar.

Parecía que todo se caía a pedazos pero el público siguió alentando y Argentina siguió buscando el empate sin claridad pero con corazón. A falta de 12 segundos, atacó el seleccionado local, la pelota le quedó a Renzo Grasso y este tocó con la mano, sin embargo, el árbitro paraguayo cobró un penal inexistente para Argentina. Diego Koltes, goleador del Mundial, se hizo cargo y lo falló. El arquero suplente Diá eligió el palo izquierdo y atajó el remate que se fue al lateral.

Desconcierto y tristeza se apoderaron de todos los argentinos. El mismo Koltes se hizo cargo del lateral y la metió al área, en una jugada rara de rebotes y quizá, para algunos, ayuda divina, la pelota le quedó a Marcelo “Chelo” Mescolatti, que remató de zurda arriba para marcar el 2-2 y desatar el delirio argentino. Faltaban dos segundos y el “Chelo” lo hizo. Había tiempo suplementario.

En la prórroga, Argentina, renovado y con temple fue por todo y lo consiguió. “Háganlo por la gente que está acá y por todos los argentinos que nos acompañaron”, le dijo Ariel Avveduto a sus jugadores en la arenga previa al suplementario y los argentinos no defraudaron. En una jugada preparada del manual de Avveduto, córner pasado para Grasso, este remató cruzado y en la línea del arco con la panza, la joya argentina Gonzalo Pires puso el 3-2. Fue el final.

Para abajo: Tigre, Belgrano y San Martín de San Juan a la B

De los cuatro que buscaban evitar el descenso de la Superliga a la B Nacional, finalmente Patronato fue el que se ganó el boleto para seguir un año más en la máxima categoría del fútbol argentino. Tigre, Belgrano y San Martín de San Juan fueron los que bajaron, junto a San Martín de Tucumán, que ya había descendido.

Patronato era el único de los cuatro que dependía de sí mismo para evitar el descenso y lo consiguió al derrotar como local a Argentinos Juniors por 2 a 1, Gabriel Carabajal, a los 19 y 30 minutos de la primera etapa, marcó la diferencia a favor del conjunto de Mario Sciacqua, en tanto, Gabriel Hauche, a los 44 del mismo período, descontó para los de La Paternal.

Con los tres puntos obtenidos, Patronato mandó al descenso a Tigre, San Martín de San Juan y Belgrano de Córdoba, respectivamente, clubes que acompañarán al ya descendido San Martín de Tucumán. De nada le sirvió a Tigre su buena victoria por 3 a 2 ante River en el Monumental, de la misma forma que ni a Belgrano -que derrotó 1 a 0 a Godoy Cruz en Córdoba- ni a San Martín -que venció 2 a 1 a Talleres en San Juan- les alcanzó con sus triunfos.

Los argentinos que estuvieron en Oberá fueron testigos de otra demostración del equipo de Ariel Avveduto, que borró de la cancha a un equipo italiano en casi los cuarenta minutos de juego, derrotándolo por 7 a 1.

En un primer tiempo que comenzó parejo, Argentina siempre con pelota bajo la suela e intentando penetrar a un bien parado elenco italiano. Esto duró los primeros minutos. Sin embargo, el elenco nacional puso el pie en el acelerador y se puso en ventaja. A partir de ahí fue todo del local, que se floreó ante su gente, que acompañó con aplausos, el grito de ¡Argentina!, ¡Argentina! y el infaltable ¡Ole!, ¡Ole! que bajó desde las tribunas.

Marcelo Mescolatti abrió la goleada tras una serie de rebotes frente al arco visitante. Luego, uno de los mejores jugadores, hasta el momento, en el Mundial, Marco Politi aumentó la ventaja y puso el 2-0. Así terminó la primera parte.

En el inicio del complemento, Marco Politi y Diego Koltes pusieron las cosas 4 a 0. Politi nuevamente marcó el tercero en su cuenta y el quinto de Argentina. Italia, en una de las pocas situaciones que tuvo y que encontró mal parado al seleccionado, descontó a través de Maicol Montagna. Inmediantamente, tras mover del medio, el conjunto nacional anotó nuevamente desde los pies de Manuel Del Ferraro, que se llevó la pelota por delante y la metió en su propio arco. Matías Rima, luego de tanto buscar tuvo premio y cerró la goleada albiceleste.