Basural a cielo abierto que contamina a familias del barrio Apepú de Santo Pipó

En el marco de la Emergencia Epidemiológica y Sanitaria unas 200 familias que habitan el barrio Apepú, en la localidad de Santo Pipó que padecen la contaminación permanente de convivir con un basural a cielo abierto. Ahí se arrojan todo clase de desechos tanto el Municipio local, como personas de otros lugares.

El diputado Martín Sereno (Partido Agrario y Social) estuvo recorriendo el barrio y escuchando la preocupación de vecinas y vecinos, y en consecuencia, elaboró un Proyecto de Comunicación solicitando al Poder Ejecutivo, que a través de los organismos correspondientes, «clausure el basural a cielo abierto, ubicado en el barrio Apepú de Santo Pipó y retire los residuos que se alojan en ese lugar», subraya.

En su proyecto recordó que en Misiones hay sobrada reglamentación que prohíbe los basurales a cielo abierto, y más aún sobre el resguardo de la salud de los misioneros.
Existe la Ley XVI– N°89 establece, entre otras cosas, la erradicación de los basurales a cielo abierto, «y este hecho demuestra una clara violación de la ley por parte del Estado, que además de afectar el medio ambiente, genera enfermedades en la población del barrio Apepú, principalmente en niños y niñas que», expresó el diputado.

«Niños y adultos se enferman por falta de salubridad»
En ese sentido, Sereno destacó que estuvo en el barrio con un grupo de militantes del PAyS que lo interiorizaron sobre la problemática, y no pudo más que indignarse «ante impunidad de los funcionarios irresponsables que provocan que bebés, niños, niñas y adultos se enfermen, sin dar respuestas al reclamo reiterado.
Miran hacia otro lado y no hacen nada, mientras la salud de nuestro pueblo más vulnerado parece no importarles», manifestó.
El legislador hizo hincapié en que si la provincia está en Emergencia Sanitaria, no se puede desatender un problema como el de este barrio, que como muchos otros necesitan además contar con agua potable.
Indicó que el enorme basural a cielo abierto está muy cerca de las viviendas, donde no sólo las empresas descartan y queman envases de agroquímicos, sino también los particulares de otros lugares que arrojan residuos y hasta los camiones atmosféricos descargan el producto de los pozos negros, e incluso desde otros Municipios como Corpus y General Urquiza, tiran desechos en ese lugar

Tiran desde animales muertos hasta residuos patológicos
En la barriada se puede observar a niños, niñas y adultos con ulceraciones en la piel como consecuencia de la contaminación ambiental.
Una de las afectadas es Aldana Sacher, quien hizo con sus vecinos varios reclamos; pero sin resultados. «O nos recomiendan que de vez en cuando quememos la basura, con el riesgo de que nos intoxiquemos.
Es terrible vivir así, a veces encontramos en el basural animales muertos, así como también residuos patológicos, y el olor es insoportable.
Todo esto en medio de la prohibición de hacer fuego por la sequía, y además el Gobierno ordenó la Emergencia Epidemiológica y Sanitaria. Entonces no se entiende que tengamos que vivir entre la basura que provoca muchas enfermedades. Nuestros chicos están con infecciones en la piel, problemas respiratorios, y nos preocupa», indicó.
El hijo de Andrea es uno de los  que padece erupciones epidérmicas. «El médico que atendió a mi hijo me dijo que no es la primera vez que recibe pacientes del barrio con los mismos problemas, y por ese motivo le presentó una nota a la intendenta.

No hay remedios que hagan efecto, porque seguimos viviendo en medio de la contaminación. Yo creo que prácticamente todos los que vivimos cerca del basurero estamos infectados. Le pedimos a la intendenta (Mabel Cáceres) que tome medidas, porque las enfermedades vienen del basural que tenemos cerca», reclamó.

«Tampoco hay agua durante todo el día»
Otro de los vecinos que vive cerca del basural, José Luis Machado, es también uno a los que impactó la contaminación. Muestra las heridas de sus piernas; y cuenta que vivió una experiencia trágica por la muerte de un sobrino, que aduce que es por el mismo motivo.
«Lo único que pedimos es que solucionen este problema. Ya se murió mi sobrino hace un año por causa de la contaminación y de las cloacas, porque tiran toda la basura frente a mi casa, y a una cuadra está ubicado el reciclaje de la basura, y con este calor el olor es insoportable», lamenta José Luis.

Como la mayoría de los habitantes del barrio Apepú, cercanos al basural, su familia padece el problema. «Tengo un hermano discapacitado que tiene heridas en la piel, y un sobrino de 7 años que no puede salir afuera para no respirar el aire de la basura; además hay botellas rotas y elementos cortantes y se ve obligado a pasar todo el tiempo adentro.

En mi casa somos siete personas y no podemos estar tranquilos por este problema». A eso se suma que el agua no llega al barrio: «Tenemos una vez por día y solo una hora». Y así deben lidiar con esa esa escasez que, teniendo en cuenta las altas temperaturas es un drama.

 

«No tenemos otro lugar donde vivir»

«Pedimos a la Municipalidad, a la intendenta que actúen; pero no quemando la  basura.Ya lo hicieron y es peor por el humo y además al otro día nuevamente los camiones siguen tirando basura. La intendenta hace muchos años que está en la Municipalidad; pero nunca nos dio una solución», se queja Machado.
El hombre refiere que no se trata sólo limpiar la basura, sino también de trasladar el reciclaje. «Necesitamos que cambien el lugar de rejunte de basura, y lo pongan más lejos porque no se puede estar tranquilo con enfermedades latentes. El médico viene, nos revisa y dice que todo es por el basural; pero nosotros no tenemos otro lugar para  vivir», lamenta el vecino.

«Seguiremos reclamando, se trata de nuestra salud»
Analía Benítez vive en el barrio Apepú desde hace tres años, y es el tiempo que lleva padeciendo la contaminación junto a su familia.

«En estos años llevamos notas al Municipio para que cierren el basural y trasladen a otro sector el espacio de reciclaje. Nosotros estamos viviendo a escasos metros y tenemos problemas con los chicos y los adultos también lo padecemos.

Lo viví en carne propia, tuve heridas infecto contagiosas que fui transmitiendo», sostuvo. La situación es tan desesperante que hace un tiempo se juntaron varios vecinos, hicieron un cartel y se plantaron frente al basural para evitar que los camiones descarguen; pero nos mandaron la policía diciendo que era una propiedad privada.

Pero averiguamos y en realidad ese espacio es un terreno fiscal, no tiene dueño, y fue desde el mismo Municipio que nos quisieron amedrentar por plantar un cartel prohibiendo que se tire basura en ese lugar.

Sufrimos persecuciones; pero vamos a seguir luchando sin bajar los brazos, porque se trata de la salud de nuestros hijos», enfatizó la mujer.

 

Clausurar el basural y construir una cancha de fútbol 

Además de pedir que se clausure definitivamente el basural y se limpie el terreno completamente de desechos, el diputado Martín Sereno, solicita mediante un Proyecto de Comunicación, que a través del Ministerio de Deportes, se construya una cancha de fútbol en ese espacio del barrio Apepú, ya que según testimonios de los vecinos, sería un lugar propicio que permita la recreación de los niños, niñas y adolescentes de la zona.
«El derecho al deporte instituido en la Ley Provincial V– N°5, garantiza la realización de actividades deportivas, para las cuales el Estado debe brindar condiciones edilicias, y profesionales que propicien que se efectivice ese derecho para los y las misioneras.
Consideramos que el fútbol fortalece los lazos sociales, como también los valores y el trabajo en equipo, y su práctica produce grandes beneficios para la salud, además aleja a las y los jóvenes de otros hábitos como por ejemplo el consumo de sustancias que en nada benefician a su desarrollo», fundamentó el legislador del PAyS.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: