A reestructurar mi amor

“Acá hay una situación de pocas reservas y un déficit muy grande, donde el gobierno saliente deja en la tubería del gasto una expansión de pesos que va a haber que manejar con mucha muñeca”, aseguró Guillermo Nielsen, el economista que suena con más fuerza para conducir el Ministerio de Hacienda.

En una exposición en la Universidad de Miami afirmó que la decisión del presidente electo Alberto Fernández es iniciar el camino de la reestructuración de la deuda “lo antes posible dentro de las limitaciones formidables que presenta hoy la economía argentina”.

Invitado por la Universidad de Miami, Nielsen, quien asesora a Fernández en temas de deuda y estará a cargo de una eventual reestructuración, brindó algunos detalles respecto de cuál es el camino que encarará la próxima gestión. En ese marco tuvo su primer contacto formal luego de las elecciones presidenciales con Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario, quien también expuso en ese evento. Coorganizado por firmas de inversión, las primeras preguntas se enfocaron en la deuda y en cómo está pensando el nuevo gobierno encararlo, teniendo en cuenta que Nielsen formó parte del equipo negociador del canje de deuda que llevó a cabo el gobierno de Néstor Kirchner.

“Es un tema que nunca pensé que volvería a hablar en mi vida. Hay varias diferencias entre la crisis anterior y esta crisis. Hay aspectos más fáciles y aspectos más difíciles, como suele suceder. Lo más destacable es que en esta crisis de deuda no hay tenedores minoristas, comparado con el problema que fue el medio millón de tenedores en Italia, como sucedió en 2002. Esta es una reestructuración que va a requerir una negociación entre profesionales. Es una diferencia muy grande”, dijo el economista. Según explicó, en la actualidad hay una mayor presencia de deuda en pesos bajo legislación local.

Lo negativo es que los vencimientos de corto plazo esta vez son más difíciles de manejar. “Nosotros vamos a tener vencimientos por aproximadamente unos 15.000 millones de dólares, con ciertos supuestos, entre abril y mayo del año próximo. Esto no tiene precedente en la Argentina. Esto nunca pasó. Es un camión de frente que se nos viene el primer día. Estamos trabajando muy activamente con los tenedores. También estamos empezando a trabajar la parte en dólares tanto nacional como internacional, jugando un poco con los modelos de sustentabilidad aplicados a la deuda neta”, afirmó. Los modelos hasta el momento dan cuenta de que la existe una parte importante de la deuda de corto plazo en manos de Anses y Banco Central.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: