La caída de reservas es imparable. Sólo el último viernes se perdieron casi dos mil millones de dólares. Pese a los manotazos del gobierno de Mauricio Macri por contener la corrida, salieron del Banco Central otros 1943 millones de dólares, llegando a una fuga total de 13.793 millones de dólares en lo que va de agosto. En este contexto, comenzó a tomar más fuerza la versión de un feriado cambiario para el día lunes.

Luego de que el Banco Central emitiera sorpresivamente una resolución para obligar a los bancos a pedir autorización antes de remitir sus utilidades al exterior, las entidades financieras reaccionaron con una fuerte suba en la cotización de la divisa norteamericana, incluso después de que cerrara el mercado de cambios. En la mayoría de los entidades privadas cotiza actualmente alrededor de los 65 pesos, con picos de 66,7 en el ICBC.

En un viernes negro para la economía argentina, el desembolso del BCRA para intervenir en el mercado de cambios y contener la suba del dólar fue de 387 millones de dólares. Los restantes 1556 millones se repartieron entre el pago de Letes y el retiro de depósitos. Este último dato, que indica la pérdida de confianza en el sistema financiero, todavía no se conoce y es informado oficialmente recién con 72 horas de retraso.

«Levantamos el cepo y todas las restricciones cambiarias sin que ocurriese ninguna de las desgracias pronosticadas», había tuiteado en tono celebratorio el Presidente en 2016. Le duró poco la chicana al lider de Cambiemos, que en medio de una profunda crisis económica se vio obligado este viernes a romper con su férrea visión neoliberal de la economía y poner al menos una tímida regulación para frenar el drenaje de divisas.

La noticia sobre la caída récord de reservas llega tras conocerse que la calificadora de riesgo Fitch le bajara la nota al país y lo ubicara en la categoría de default selectivo. La misma decisión había tomado ayer Standard & Poor’s, quien luego la subió un peldaño a «CCC-«, la peor antes de «default».

En este contexto, se extiende el temor por un desplome total del sistema financiero y la posibilidad de que este lunes se decrete un feriado cambiario para evaluar nuevas medidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: